Despliegan más elementos en Guerrero

230

 

  • Esto luego de que integrantes del grupo de “Los Ardillos” mataron y decapitaron a seis habitantes de Alcozacán.

 

Jesús Guerrero/Agencia Reforma

CHILPANCINGO, Guerrero 28-Jan-2020 .-Luego de tres operativos fallidos para detener a los grupos de la delincuencia organizada que operan en la Montaña Baja de Guerrero, el Gobernador Héctor Astudillo y el Gobierno federal pusieron en marcha un nuevo despliegue con elementos del Ejército, Guardia Nacional y Policía Estatal.

El despliegue de las fuerzas de seguridad empezó luego de que el Mandatario estatal encabezó la ceremonia de la instalación de la mesa de la coordinación para la construcción de la paz en Chilapa.

El arranque de este cuarto despliegue de fuerzas de seguridad, en los últimos cinco años, se deriva de los acuerdos que firmó el Gobernador Héctor Astudillo con pobladores de 16 comunidades y dirigentes de la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Pueblos Fundadores (CRAC-PF) en la comunidad de Alcozacán, del Municipio de Chilapa.

Esto luego de que integrantes del grupo de “Los Ardillos” mataron y decapitaron a seis habitantes de Alcozacán.

Durante el acto de la instalación de la mesa, que se realizó en las instalaciones del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), Astudillo dijo que su Gobierno y el Gobierno federal siempre estarán de lado de la justicia.

Señaló que en la Montaña Baja hay un conflicto que no nació hoy y que tiene que ver con el control territorial.

Otros operativos
El 27 de enero del 2016, cuando apenas Astudillo cumplía tres meses en el Gobierno, su Administración y la Sedena pusieron un despliegue de más de tres mil soldados, Policía Federal y Policía Estatal en Chilapa y en los municipios vecinos de José Joaquín Herrera, Zitlala y Ahuacuotzingo.

En ese primer operativo, se escapó el líder del grupo criminal de “Los Rojos”, Zenén Nava.

En septiembre del 2017, en el Gobierno de Enrique Peña Nieto, se puso en marcha el “Operativo Chilapa”, que también no tuvo resultados.

Con el entonces Gobernador Ángel Aguirre, en el 2014, hubo un despliegue del Ejército Mexicano, Policía Federal y Policía Estatal.

La Federación se comprometió a instalar en Chilapa un cuartel militar, proyecto que nunca se puso en marcha.

Al respecto, el presidente del Centro de Derechos Humanos “Minerva Bello”, José Filiberto Velázquez pronóstico que este nuevo operativo militar y policiaco difícilmente tendrá éxito.

“No es con fuerzas de seguridad como se va a resolver el problema de la inseguridad en esta zona en donde hay un asunto añejo de siembra y trasiego de droga”, comentó.

 

Quizá te interese: Sube 26% muerte de migrantes en Río Bravo