Rechaza Secretaría de Hacienda refinanciamiento de deuda en BJ

860
Closeup of accountant counting on calculator and working with table

El pretendido “refinanciamiento” de la deuda pública de largo plazo del Municipio Benito Juárez fue rechazado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- El pretendido “refinanciamiento” de la deuda pública de largo plazo del Municipio Benito Juárez fue rechazado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La Unidad de Coordinación con Entidades Federativas (UCEF) del gobierno federal atajó la intentona de la alcaldesa morenista Mara Lezama de incrementar 295.3 millones de pesos al déficit de Cancún.

La negativa del gobierno de México se originó debido a que las autoridades benitojuarenses no pudieron demostrar que con el supuesto “fortalecimiento financiero” conseguirían una tasa de interés con mejores condiciones.

La falta de oficio, además, les cobró factura al omitir incorporar el costo inherente al SWAP de cobertura que pesa sobre el crédito Banobras 9353, con registro 541/2010, cuyo rompimiento genera una penalización de 0.25 por ciento y el Impuesto al Valor Agregado.

Pese a que la administración municipal contrató “servicios de asesoría” para renegociar el empréstito de mil 977 millones de pesos, lo que se formalizó con la firma del contrato MBJ-OFM-DRM-115-2019 con la empresa “Servicios de Inteligencia Económica y Financiera LAR”, lo cierto fue que la medida representaría hipotecar los recursos municipales por los siguientes 15 años.

La estrategia municipal trató de refinanciar la deuda de largo plazo que concluirá en 2030, mediante la ampliación de plazo por tres años adicionales y un pago adicional de 295.3 millones de pesos, que dejaría el saldo total en dos millones 272 mil 370 pesos.

El pretendido plan implicaría también afrontar otros gastos adicionales, como 21.5 millones de pesos por los reiterados “servicios de asesoría” y un monto equivalente al 0.25 por el rompimiento del fondeo con Banobras.

Además, implicaría la contratación separada de tasas de interés para “mitigar” riesgos implícitos y permitir a las autoridades pagar los flujos de pago “sin sobresaltos” en al menos los tres primeros años del plazo y una penalización económica sin todavía definirse por el pago anticipado del préstamo.

En la firma del contrato para la renegociación, las autoridades omitieron contemplar esa penalización económica.

En la firma del contrato para el refinanciamiento (tres de junio de 2019), se omitió considerar la pena convencional que se aplicaría contemplar que se penalizará al Municipio en uno de los tres contratos originales, el cual fue pactado originalmente a 20 años y de los cuales transcurrieron nueve.

La supuesta reestructuración tiene como trasfondo la liberación y capitalización del municipio del 30 por ciento del Fondo General de Participaciones y el 100 por ciento de los fondos de Fomento Municipal, de Fiscalización y Compensación.

Además, la autoridad municipal tendría acceso al 70 por ciento de los recursos generados por la Zona Federal Marítimo Terrestre y, en “automático” a la garantía otorgada al Gobierno del Estado como obligado solidario.

El Ayuntamiento de Benito Juárez con la reestructura, justificó, “tendrá la capacidad de cumplir con el servicio de la deuda de manera adecuada, sin necesidad de comprometer recursos y fuentes de financiamiento en exceso”, lo que representa liberar en un primer momento una reserva total de 56 millones 455 mil 214 pesos equivalentes a cuatro meses de servicio de deuda actual.

Te puede interesar: Sumarán a deuda de BJ 295 millones de pesos