Ponen límites a calzado para atletismo de élite

292
Cameron Burrell, right, practices while receiving pointers from his father, the former Olympic sprinter Leroy Burrell, in Stafford, Texas, May 15, 2013. Cameron Burrell will run the 100 meters at the New York Grand Prix on Randalls Island on Saturday. (Michael Stravato/The New York Times)

STAFF/ LUCES DEL SIGLO

 

CANCÚN, Q.ROO.-El organismo internacional que rige el atletismo, World Athletics anunció las nuevas reglas que regirán el calzado para competencias oficiales. La organización indicó que el objetivo de estas normas es “para proporcionar una mayor claridad a los atletas y fabricantes de todo el mundo y para proteger la integridad del deporte”, por lo que ciertas zapatillas no podrán usarse en torneos oficiales.

La norma más llamativa impone restricciones sobre el grosor de la suela, (40 milímetros de máximo” y el uso de placas rígidas de cualquier material, que deben ubicarse secuencialmente en un plano y no solaparse, para evitar un efecto de catapulta.

Dicho efecto fue el que posee el calzado usado por el maratonista Eliud Kipchoge, con el que terminó un maratón en menos de dos horas, como parte de una campaña promocional de la empresa Nike.

“No es nuestro trabajo regular el mercado del calzado, pero sí preservar la integridad de la competición de élite garantizando que las zapatillas usadas en competición no ofrezcan ninguna ventaja ilegal” apuntó Sebastian Coe, presidente de World Athletics.

Desde el 30 de abril del 2020, cualquier zapato debe haber estado disponible para su compra por cualquier atleta en el mercado minorista, al menos cuatro meses antes de que pueda usarse en competencia. En caso contrario, se le considerará un prototipo y no se podrá usar.

Otra norma indica que los jueces de competición podrán pedir a cualquier atleta, al final de la carrera que entregue sus zapatillas para inspeccionarlas, si tiene “la razonable sospecha” de que el calzado no cumple con las reglas.