Aplaza Corte decisión sobre impuesto a casinos

328
  • La Suprema Corte de Justicia aplazó su decisión sobre la constitucionalidad de los impuestos estatales a juegos con apuestas.

Víctor Fuentes / Agencia Reforma

La Suprema Corte de Justicia aplazó hoy su decisión sobre la constitucionalidad de los impuestos estatales a juegos con apuestas.

Luego de revisar el tema en sesión privada, la Segunda Sala de la Corte dejó pendientes para el 12 de febrero tres amparos que impugnan el impuesto a las apuestas vigente en Nuevo León desde 2017, en dos de los cuales la Ministra Yasmín Esquivel propuso declarar inconstitucional el tributo.

Fuentes judiciales informaron que el Ministro Luis María Aguilar, quien se reintegró a la Segunda Sala en enero, pidió más tiempo para estudiar un proyecto presentado en septiembre de 2019 por su colega Fernando Franco, que avalaba el impuesto de Nuevo León.

Dicho proyecto fue desechado por tres votos contra dos, pero uno de los integrantes de la mayoría, Eduardo Medina Mora, renunció a la Corte en octubre, por lo que Aguilar tendrá el voto decisivo.

Los proyectos de Esquivel consideran que la Constitución reserva a la Federación, desde 1947, la facultad de legislar sobre juegos con apuestas y sorteos, y la amplitud con que sea interpretada dicha facultad será crucial para resolver los amparos.

“La materia de juegos con apuestas y sorteos es competencia federal, por lo que la valoración en términos constitucionales sobre medidas de intervención en las actividades asociadas que realizan las personas, desde la perspectiva del derecho a un nivel de vida adecuado, no se encuentra disponible para las entidades federativas”, afirman los proyectos.

De ser aprobados, los amparos beneficiarán a Apuestas Internacionales, filial de Televisa que opera tres casinos en Nuevo León, y a Players Palace, operadora del Casino Revolución.

Nuevo León cobra a los clientes 10 por ciento del monto de sus apuestas, y a los casinos, 6 por ciento sobre valor total de apuestas recibidas. En su Ley de Ingresos 2020, espera recaudar 520 millones de pesos por el primer impuesto, y 98 millones por el segundo, 5.5 por ciento de lo previsto por impuestos locales.

De ganar los amparos, las empresas ya no tendrían que cobrar el 10 por ciento a sus clientes, ni el 6 por ciento que ellas pagan, y además, Nuevo León tendría que devolverles lo que pagaron por este último impuesto desde 2017, con intereses.

La Ciudad de México, que acaba de instaurar este impuesto a partir de 2020, solo cobra el 10 por ciento a los apostadores, y en 2020 espera obtener 431.8 millones de pesos, 0.7 por ciento de su ingreso por impuestos.

Las apuestas están gravadas a nivel federal por el IEPS, con tasa de 30 por ciento e ingreso estimado para 2020 de 2 mil 968 millones de pesos, y los casinos también tienen que pagar participaciones a la Secretaría de Gobernación, que este año ascenderán a mil 129 millones de pesos.

Te puede interesar: Recibe Ebrard a Canciller ruso