#CarbonesPolíticos | Cancún, 50 años… el mejor regalo: la salida de Mara.

717

 

 Elmer Ancona

@elmerando

 

El mejor regalo que el H. Ayuntamiento de Benito Juárez y el Congreso del Estado pueden dar a Cancún por cumplir 50 años de vida, es que despidan a la presidenta municipal, Mara Lezama Espinosa, por sus constantes mentiras.

Nunca los cancunenses se vieron tan ofendidos, tan humillados por una autoridad municipal que no sólo gobierna mal, sino que les ha querido ver la cara de tontos de manera constante.

Nunca en la historia de esta ciudad un H. Cabildo, un grupo de regidores se ha sentido tan insultado por una alcaldesa que les miente permanentemente, que los considera unos “don nadie”.

Aunque sabemos bien que la mentira es parte ineludible de la actividad política ‒que no debiera‒, la mentira vulgar, la mentira que se convierte en cinismo, la mentira envuelta de hipocresía, es la menos perdonable.

Y lo que ha hecho Mara Lezama con quienes le dieron el voto de confianza, con la ciudadanía, es denigrante: hacerlos sentir como ignorantes es lo peor que puede hacer un gobernante.

En septiembre pasado, la presidenta municipal de Benito Juárez, en sesión de Cabildo, informó a los regidores que tendría que ausentarse unos días para sostener una “reunión de trabajo” en torno a la Iniciativa Mérida.

Pero, de acuerdo con lo difundido en las Redes Sociales, se fue a un crucero, a pasear en familia, con el dinero de los cancunenses; porque sí, se fue en días de trabajo pagados con los impuestos ciudadanos, con los escasos recursos económicos que percibe la mayoría de los cancunenses.

Presuntamente, se fue diez días en un viaje de placer, y en su trastocada imaginación, cuando los regidores le pidieron cuentas de su viaje “de trabajo”, se inventó un rollo que ni el más mariguano de los cancunenses se hubiese imaginado.

“Vamos a tener otra reunión basado en lo que tuvimos en la Ciudad de México, otra reunión a la una y media con el Fiscal en base a lo que se va a hacer, tuvimos una reunión muy exitosa…

“Después de tantos llamados nos sentamos con Leonel Pot, estuvimos con el Doctor Durazo, estuvimos también en México, no esta vez, la vez pasada, con personal de la embajada americana…(sic)”.

La información consigna que Mara Lezama quiso aparentar el “trabajo” realizado con un tuit del 3 de octubre, donde se le observa posando sola para la foto en uno de los salones de Palacio Nacional, al que le agregó el siguiente mensaje:

“Con apoyo de sociedad, empresa y los tres órdenes de gobierno, implementamos soluciones en beneficio de los cancunenses #50Aniversario #CancúnTierraDeTodos”.

Y con eso concluyó todo su teatro, su arrogante faramalla; jamás presentó un informe de actividades, supuestamente realizadas en la Ciudad de México, ni los acuerdos a los que llegó como presidenta municipal, para dar solución en materia de seguridad.

La militante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), una vez más, se burló de la confianza y dignidad de los ciudadanos, de los empresarios y de los tres órdenes de gobierno a los que señala en su tuit.

Se escudó en los 50 años de vida de Cancún para inventarse una mentira que ni la mejor telenovela del Canal de las Estrellas podría tener; se llevó de calle, con mucha ventaja, a políticos de su misma naturaleza que suelen vivir del engaño. Pero lo hizo mal, muy mal.

Hasta para mentir hay que tener talento, algo que, por lo que se ve, no goza la presidenta municipal de Benito Juárez. Como en los viejos tiempos, habría que ponerla en la esquina del salón de clases con unas largas orejas de… mentirosa.

La información que consigna Luces del Siglo documenta que fue por más de una semana en que la alcaldesa se ausentó para celebrar su cumpleaños número 51, y su primer año al frente del gobierno municipal bajo el sello de la “austeridad republicana”.

En el presunto viaje internacional que realizó en horas de trabajo, lo hizo acompañada de su esposo Omar Terrazas y de sus tres hijos. Total, el presupuesto municipal da para eso y para mucho más.

En esta trama-novela-mentira que orquestó la alcaldesa participó también el segundo regidor, Jorge Sanén Cervantes, quien viajó con su hija Raquel Sanén Jiménez y su sobrina Ana Fernanda Campos Sanén.

En este viaje por Canadá y Estados Unidos, de acuerdo con las Redes Sociales, el sexto regidor Miguel Ángel Zenteno Cortés estuvo acompañado de su esposa Verónica, hermana de la alcaldesa de Cancún.

 

Se violentó la Ley…

Ante funcionarios públicos de esta talla, lo más que queda a los cancunenses es aplicar la Ley para que se vayan, para que abandonen el cargo, la responsabilidad que le confirió el pueblo.

La Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado de Quintana Roo es muy estricta al respecto; especifica lo que se debe hacer ante los gobernantes que no gobiernan, ante los funcionarios que no funcionan, ante los servidores que no sirven para nada.

Respecto a la Responsabilidad Política, en su Capítulo II, Art. 6º, se especifica que perjudican los intereses públicos fundamentales o afectan su buen despacho, las siguientes conductas:

 

  1. Las violaciones graves y sistemáticas a las garantías individuales o sociales;

VIII. Cualquier infracción a la Constitución o a las leyes estatales cuando cause perjuicios graves al Estado, a uno o varios municipios, o motive algún trastorno en el funcionamiento normal de las instituciones;

  1. Las omisiones de carácter grave
  2. El abandono o desatención injustificada de sus funciones;

XII. La notoria negligencia o torpeza en el desempeño de las funciones públicas;

XIII. El manejo indebido de fondos y recursos del Estado

 

Y para rematar, el Art. 7º señala que se impondrá mediante juicio político seguido a los servidores públicos que incurran en las causas previstas en el Art. 6º las siguientes sanciones:

 

  1. Destitución
  2. Inhabilitación de uno a veinte años

 

Lo que procede…

Ante este escándalo y sarta de mentiras a los cancunenses que el H. Cabildo tiene que investigar, lo mejor que le podría pasar a la ciudad, a Cancún en sus 50 años de vida, es que Mara Lezama Espinosa renuncie a su cargo.

Lo tendría que hacer por voluntad propia, si no es que quiere verse sometida a un juicio político que únicamente mancharía aún más su imagen pública, de por sí ya deteriorada.

La buena Mara no puede seguir viviendo a costa de la pobreza de los cancunenses que apenas tienen para sobrevivir, no puede seguirle mintiendo, engañando a la población.

Aunque se acerque a Andrés Manuel López Obrador para tomarse la “foto del recuerdo” cada vez que el presidente viene al estado, y quiera aparentar que sigue teniendo su bendición oficial, no le servirá de nada.

Ya tiene al empresariado encima por el costo de las elevadas tarifas; ya tiene a los órganos de vigilancia contra ella por las constantes irregularidades en las que ha estado cayendo. Más le convendría no echarse a la gente sobre sus espaldas porque, eso sí, no lo soportaría.