La Orquesta Juvenil del Instituto de la Cultura y las Artes de Quintana Roo impulsa el quehacer musical en la entidad

183
Exif_JPEG_420
  • El violinista Arnulfo Cruz Camacho dirige a cerca de 32 intérpretes quienes fusionan la música barroca y clásica con soundtracks de películas.

 

 

STAFF LUCES DEL SIGLO

CHETUMAL, Q. ROO.- Con un repertorio de música barroca, tradicional, de películas y hasta pop, la Orquesta Juvenil del Instituto de la Cultura y las Artes (ICA) de Quintana Roo mantiene vivo el quehacer musical de ese sector de la comunidad, dirigida por el maestro violinista Arnulfo Cruz Camacho.

La agrupación está integrada por alrededor de 32 miembros originarios de Chetumal, cuyas edades oscilan entre los 10 y los 35 años de edad, aunque la mayoría tiene de 10 a 18 años.

Conocida anteriormente como Orquesta Sinfónica Juvenil, contaba con 120 integrantes provenientes de orquestas de todos los municipios del estado. En 2008, Cruz Camacho fue invitado para asesorar a los músicos de cuerdas en los encuentros estatales donde participaban.

Posteriormente, tras la suspensión de esos encuentros, el maestro decidió recuperar el proyecto para seguir apoyando a los jóvenes interesados en aprender música de orquesta. “Busqué a los chicos que habían participado anteriormente e inquietos aún por continuar formándose”.

“Para mí ha sido muy enriquecedor y me llena de alegría que mantengamos viva esta orquesta. Hemos instruido a niños y niñas que jamás habían tocado un instrumento clásico, que no sabían leer notas o partituras”.

Cruz Camacho puntualiza que su trabajo como director de la Escuela Estatal de Música de Quintana Roo le ha permitido acercarse a los planteles educativos para ofrecer conciertos didácticos, con el objetivo de motivar y difundir el espectro musical entre los más jóvenes de la entidad. Es entonces cuando los chicos se acercan para inscribirse en el plantel.

Las sesiones de ensayo ocurren en las instalaciones de la Estatal de Música, donde cuentan con los espacios adecuados; incluso, sus profesores apoyan con asesorías.

Las puertas se mantienen abiertas para todos aquellos que deseen integrarse; sin embargo, deben considerar que los ensayos se realizan únicamente en ese recinto, ubicado en Chetumal.

“Los montajes de nuestros arreglos toman de cuatro a cinco meses, pues se trata de una orquesta amateur. Mediante clases de historia y apreciación musical se enseña a los chicos a desarrollar los diferentes estilos para un recital”.

El maestro cuenta que notó que la música pop y las bandas sonoras fílmicas permanecían en el gusto de la gente, por ello decidió mezclar ese tipo de piezas con la propuesta clásica, tradicional y barroca de una orquesta.

Si bien no se aplican exámenes de admisión, los interesados deben contar con la aprobación de los maestros, quienes evalúan y dictan el nivel de preparación necesario para incorporarse.