Amaina Demita Vega la tempestad

203
México contará con cuatro representantes en la vela, algo que no sucedía desde 1984.
Yarek Gayosso / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La regatista Demita Vega abraza la maternidad y su carrera deportiva hacia Tokio 2020. México contará con cuatro representantes en la vela, algo que no sucedía desde 1984.

La medallista panamericana dio a luz a su pequeña hija Alizé, el 30 de diciembre de 2017, y fue ahí donde comenzó un nuevo viaje lleno de aprendizajes que la hicieron compaginar la vida personal y profesional, incluso tras un 2019 con sabor amargo dudó en continuar en el proceso olímpico a la justa nipona.

En la pasada Copa del Mundo de Miami firmó su nombre en la contraseña que la llevará a sus terceros Juegos Olímpicos, tras Beijing 2008 y Río 2016. “Tengo más conocimiento en la parte táctica, antes sólo hacia el esfuerzo, pero no el juego mental y ahora puedo hacer los dos” comentó Vega sobre lo que aprendió de sus experiencias pasadas en justas veraniegas.

“Desde septiembre me planteé la decisión de seguir o no, empecé a dudar de mi capacidad. El significado es muy grande porque sé que fue una buena decisión, de todas las personas que colaboraron para que se fuera dando. Ha sido muy difícil para mí separarme de mi hija bastantes días por conseguir una meta, es una enseñanza de que la perseverancia y dedicación paga”, confesó Demita.

La velerista reveló que tuvo dudas sobre su desempeño, porque en 2019 no obtuvo buenos resultados.  “El año pasado no fue muy bueno para mí en cuanto a resultados. Sólo en una competencia de cuatro conseguí el objetivo que fue clasificar a los Juegos Panamericanos y ahí no tuve el desempeño que quería, terminé quinta cuando yo quería conseguir una medalla” dijo.

La cozumeleña dijo que para su preparación quiere hacer dos o tres competencias a nivel internacional, pero su meta es llegar bien a Tokio.

Te puede interesar: Ganan atletas de Q. Roo Centroamericano de Tenis de Mesa