WAYEB POLÍTICO: Tren Maya, corazón quintanarroense

297

ÉDGAR FÉLIX

El Tren Maya traerá más de 30 millones de turistas adicionales anuales a la región y unos 46 mil millones de pesos de ganancias en los primeros 365 días de funcionamiento en la península; sin embargo, las entidades más beneficiadas socialmente serán Tabasco, Chiapas, Campeche y Yucatán debido al alto grado de marginación en que se encuentran, con excepción de Quintana Roo, que ya cuenta con una infraestructura turística fuerte en la zona del Caribe por donde circula ya casi 90 por ciento de los “turistas beneficiados” con el tren.

Se trata de una obra con el corazón en Quintana Roo. Es una ruta que beneficiará principalmente la zona del Caribe, con 446 kilómetros de vía en nuestra entidad a lo largo de seis estaciones: Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen, Tulum, Felipe Carrillo Puerto y Bacalar. Para qué más.

Los primeros embates para la construcción de esta obra del sureste mexicano se han dado por el lado de las comunidades y pueblos originarios para permitir autorizar los derechos de vía, ya que 56 por ciento de la superficie de los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo es propiedad social y está compuesta por más de siete millones de hectáreas. En la región existen más de un mil 406 núcleos agrarios, de los cuales casi 100 por ciento corresponden a ejidos. Un enjambre demasiado complejo para destrabar y realidades muy diferentes de kilómetro a kilómetro.

Este nudo gordiano se afloja paulatinamente con la labor de supervisión de la ONU-Habitat y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops), que se están encargando prácticamente de ir al frente del proyecto abriendo brechas y quitando árboles, sobre todo de las comunidades indígenas por donde pasará el tren. Muchas tienen sustento real, pero otros han sido sembrados por intereses particulares que buscan aprovecharse para obtener ganancias adicionales.

El Tren Maya no sólo es un ferrocarril ni un bólido a 160 kilómetros por hora corriendo entre la selva del sureste mexicano, es un proyecto que, según las estimaciones del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, traerá beneficios económicos tangibles. En el proyecto piloto y los estudios realizados por Fonatur y el Gobierno de México destacan factores como el crecimiento de las ciudades cercanas a cada una de las estaciones y el aumento de la plusvalía de todo lo que estará cerca de los 1,476 kilómetros de vía férrea.

Si el Tren Maya logra pasar la prueba de aplicar los once estudios concluyentes para obtener un desarrollo equilibrado, entonces sí podríamos hablar de un proyecto de beneficio para la zona sureste del país, donde Quintana Roo se erige ya como una capital o corazón de la península. Para que todo vaya por buen camino, se deben contemplar medidas de mitigación del ruido que se emitirá por parte de la construcción y operación del tren.

La tercera recomendación es incluir corredores turísticos más amplios de acuerdo a las zonas de cada terminal y de plataforma logística dentro de lo que se planteará en lo que se denomina CIP (Centro Integralmente Planeado), donde se debe abarcar un corredor de Palenque-Cascadas de Agua Azul, como un desarrollo eco-arqueológico. Además, debe crearse una plataforma logística en donde se pueda consolidar y desconsolidar carga y generar valor agregado a los productos de cada región. También, desarrollar estrategias a partir de una nueva ley de turismo acorde a las necesidades del sector, contemplando directamente el control de turismo en masas y el ecoturismo.

Una de las consideraciones importantes es reforzar las autoridades de salud a lo largo de las estaciones del proyecto, para poder tener un control fitosanitario de enfermedades externas a las de las comunidades indígenas. Asimismo, investigar y monitorear el impacto generado por la invasión de plantas exóticas y sus efectos sobre la biodiversidad y el uso sostenible de plantas en su hábitat.

Como punto importante para la preservación del medio ambiente de la zona, es regular los pasos de fauna de las entidades en las que se construirá el Tren Maya. Esto como una medida fundamental, además de agregar a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente un capítulo donde se contemple la evaluación ambiental estratégica con el objetivo de verificar el cumplimiento de la normatividad y los parámetros ambientales actualmente vigentes.

El décimo punto es prioritario, porque se deben identificar los proyectos productivos sustentables que eventualmente se puedan impulsar en la zona del Tren Maya y alrededores, con base en un proyecto integral de desarrollo que cuide primordialmente la preservación de la flora, fauna, hidroecología y agua, e identificar las formas de tenencia de la tierra en las regiones por las que pasará el Tren Maya, y las estrategias que se deben implementar con el objetivo de asesorar a ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios; para evitar eventuales compra-ventas de predios y especulaciones extremas, así como los engaños a los propietarios, cuidando constantemente el medio ambiente, los monumentos históricos, sitios arqueológicos, etcétera.

ALUX: Si los diputados locales quieren en serio investigar a fondo el patético y bochornoso asunto de la modificación del artículo siete que eximía a los nuevos casinos de pagar impuestos, deben crear una comisión neutral legislativa de la verdad, para investigar el proceso paso a paso. Los primeros resultados dicen que provino de la bancada verde, pero hay más evidencias de que hubo manos morenas que “metieron” la modificación en el legajo de última hora. Deberían sancionar a toda la bancada de Morena en lo que se realizan las investigaciones, porque realmente ese es el problema, que haya sido el partido en el poder el que se sumara a una modificación contraria al dictamen federal. Tengan valor diputados y el pueblo se los reconocerá.

Twitter: @edgarfelix

Facebook: edgarfelixacu

WAYEB POLÍTICO: Carlos Joaquín, el colmillo