‘Agandalla’ Aguakan agua de ejidatarios

659
  • Ejidatarios de la delegación Leona Vicario enfrentan en tribunales federales a la empresa Aguakan, por apoderarse ilegalmente de pozos de agua de la comunidad.

MARCO ANTONIO BARRERA

PUERTO MORELOS, Q. ROO.- Ejidatarios de la delegación Leona Vicario enfrentan en tribunales federales el “agandalle” de la empresa Desarrollos Hidráulicos de Cancún, S.A. de C.V., a la que acusan de apoderarse ilegalmente de terrenos y pozos de agua de la comunidad.

Son siete representantes de la Comisión de Honor y Justicia que encabezan, desde más de dos años, el reclamo legal de los terrenos objeto de una “ilegal apropiación, ocupación y explotación”, y que alimentan la red del vital líquido de su poblado, por cuyo consumo deben pagar a la concesionaria.

Fue en 2017 cuando habitantes de la delegación se percataron de la existencia de pozos de extracción de agua potable en tierras de uso común, de las cuales Aguakan dijo poseer los títulos de asignación supuestamente otorgados por la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) de Quintana Roo.

Los terrenos y las instalaciones hidráulicas en disputa son ajenas a las que fueron expropiados “por causa de utilidad pública” mediante un decreto presidencial, los cuales opera la empresa, argumentaron.

La pelea jurídica se mantiene viva en una demanda de amparo en el Juzgado Quinto de Distrito en el Estado de Quintana Roo, cuyo titular recibió la solicitud de protección de la Justicia de la Unión en agosto de 2017, y cuyo caso se empantanó en acreditar la personalidad de los quejosos.

Para que la solicitud fuera admitida pasó más de un año, debido a que Desarrollos Hidráulicos de Cancún, S.A. de C.V. exigió que los comuneros exhibieran el “documento idóneo y fehaciente” con el que acreditaran su personalidad y las facultades que la comunidad les confirió.

Los afectados entregaron documentos certificados ante notario público de asambleas internas y validaron constancias del Comisariado Ejidal, además de escritos que los autorizó a tomar acuerdos en asuntos relacionados con CAPA y Aguakan.

Agregaron también acuses de recibo del Registro Nacional Agrario que el juez federal debió requerir directamente a esa autoridad para acreditar la personalidad de los representantes del núcleo ejidal. Así, finalmente se admitió la demanda el 16 de noviembre de 2018.

La determinación provocó que la empresa contraatacara con recurso de queja administrativa que interpuso ante el Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito con residencia en Cancún, el 3 de diciembre de 2018.

Tras un exhaustivo análisis del magistrado ponente Jorge Mercado Mejía se desechó el recurso al calificarlo como infundado e improcedente, lo que propinó un revés para Aguakan el 14 de marzo de 2019.

Como parte del juicio se le requirió a la empresa que precisara y acreditara que los pozos de extracción de agua potable (de los que dijo tener título de asignación y que abastecen a un poblado), se trataban de los mismos que estaban en disputa, pero para desviar el análisis interpuso nueva queja para combatir la debida integración de las constancias.

El juez federal determinó que no logró advertir con claridad si los pozos se trataban de los mismos de los que se argumentaba, por lo que ordenó pruebas periciales de topografía, para precisar las coordenadas de ubicación exacta de los pozos de extracción.

Te puede interesar: Arranca licitación para remodelar Centro Histórico de Cancún