Habrá reforma judicial de forma, no de fondo

185
  • Víctor Olea Peláez, vicepresidente de la Barra Mexicana de Abogados, afirma que el replanteamiento del Poder Judicial federal debe valorar desaparecer tribunales unitarios.

RUBÉN TORRES

CANCÚN, Q.ROO.- El respeto a la independencia del Poder Judicial de la Federación debe prevalecer como principio en la iniciativa de reforma presentada por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ante la Cámara de Senadores y que pretende abatir la corrupción, nepotismo y acoso sexual, consideró Víctor Olea Peláez, vicepresidente de la Barra Mexicana de Abogados (BMA).

La iniciativa de la Suprema Corte, criticó, vino como consecuencia de las descalificaciones de jueces y magistrados lanzadas desde el Ejecutivo Federal y eso representa una intromisión en los asuntos del Poder Judicial.

En su opinión, el replanteamiento del Poder Judicial federal debe reconsiderar para que el cargo de presidente no recaiga también en el presidente del máximo tribunal del país, como ocurre desde la reforma judicial de 1994; también se debe valorar la propuesta de desaparecer los tribunales unitarios.

Aunque reconoció desconocer todo el estudio que analizará el Senado como órgano revisor, con lo poco que pudo observar, la iniciativa de la Suprema Corte no contempla la histórica exigencia de otorgarle facultades legislativas al Poder Judicial para que pueda participar en las que estén directamente relacionadas con su función de árbitros de la justicia.

“No es como la que proponía el ministro en retiro y ex presidente de la Suprema Corte, Genaro Góngora Pimentel, quien siempre pugnó porque como uno de los tres poderes de la unión, pudiera presentar iniciativas de ley, no como la de la semana pasada, que será empujada por el legislativo y no directamente”, comparó.

“Se nos ha quedado a deber porque el propio máximo tribunal del país, como autoridad jurisdiccional puede obtener esa posibilidad, por tanto es aceptable la sugerencia de iniciativa presentada por el ministro Arturo Saldívar, es loable y muy útil para el ámbito legislativo, pero ciertamente todavía le está vedada esa posibilidad’’.

El hecho que exista nepotismo, corrupción y acoso sexual es un cáncer que corroe al Poder Judicial, se ha enquistado y al parecer “estas reformas tienen ese propósito de acotar que sigan ocurriendo este tipo de cosas’’, se queda en la superficie y no se va al tema de fondo que es garantizar una auténtica división de poderes.

Sobre la desaparición de los Tribunal Unitarios en los 32 Estados, Olea Peláez estimó que “habrá que analizarlas con mucho detenimiento, se requeriría de un mayor análisis, porque no está claro, si se quiere centralizar más decisiones jurídicas o cargar más el trabajo a la SCJN’’.

Te puede interesar: Da Fonatur obra de remodelación de Centro de Cancún a empresa jalisciense