Usa Liga MX mucho DT improvisado

173
  • El estratega dijo que los cambios de generaciones deben suceder por necesidad y no por tendencias o modas.

 

Omar Fares / Agencia Reforma

GUADALAJARA, JALISCO.-En los recientes años ha surgido una nueva camada de entrenadores jóvenes que comenzó a desplazar a los de la vieja guardia en el futbol mexicano.

De pronto surgieron los Juan Francisco Palencia, Marcelo Michel Leaño, Hernán Cristante, Rafael Puente del Río, Rafael García, y Jaime Lozano, entre otros.

Sergio Bueno, quien se inició como auxiliar de Rubén Omar Romano en el Celaya en el Invierno 1998, y debutó como entrenador precisamente con el mismo equipo en el Invierno 2001, señala que el proceso de la sangre nueva de entrenadores fue forzado.

“Creo que como todo en la vida, cualquier actividad, profesión siempre requiere renovación, gente joven, fresca, pero todo eso debe ir a cargo de gente preparada, que decida rutas que permitan llegar a la Primera División con los argumentos necesarios para llegar a consolidar una carrera” comentó.

 

“En los últimos tiempos producto de una versión periodística presente en México se comentó que había que renovar la baraja de entrenadores, que era tiempo de ver caras nuevas abrió la puerta de que aparecieran diferentes personajes, y no sé si todos han seguido un proceso de preparación, lo que sí me queda claro es que no a todos les ha ido de manera conveniente, y así como han aparecido han sufrido descalabros muy pronto”, afirmó.

Bueno considera que la experiencia no debe ser señalada como algo malo en los entrenadores.

“En el futbol no puedes descartar al entrenador de experiencia, pero tampoco es cerrarle la puerta al que se quiere abrir camino, siempre y cuando cumpla con los requisitos de preparación y no por corrientes que quieran condicionar un mercado futbolístico”.