Va Fiscalía por borgistas corruptos

548
  • Cae Labastida, el primero de un paquete de órdenes de aprehensión pendientes.

STAFF / LUCES DEL SIGLO

CANCÚN, Q. ROO.- La detención de Raúl Enrique Labastida Mendoza, ex consejero jurídico en el gobierno de Roberto Borge, es la primera de un paquete de ex funcionarios estatales con órdenes de aprehensión pendientes por su participación en el saqueo al patrimonio estatal.

Entre otros, en este paquete también figuran José Alejandro Marrufo Roldán,  tesorero y secretario de Finanzas durante la administración borgista, así como Manuel Jesús Conde Canto, primo del ex gobernador Félix González y ex director de la paraestatal VIP Saesa.

Labastida Mendoza fue detenido luego de que el pasado 12 de noviembre acudiera a los juzgados federales a solicitar un amparo porque temía su arresto de un momento a otro.

En esa fecha, el ex funcionario solicitó la protección contra “actos privativos de la libertad, como lo es una orden de aprehensión, detención, presentación y su cumplimiento”, pero la justicia federal resolvió que no era su competencia.

En 2017, la entonces Secretaría de la Gestión Pública, ahora Secretaría de la Contraloría, presentó una denuncia en contra de Labastida Mendoza por el delito de ejercicio indebido de la función pública, derivado de una auditoría extraordinaria practicada como parte del procedimiento de entrega recepción, donde se detectaron irregularidades en gastos efectuados por el ex funcionario por más de un millón de pesos.

Por su parte, Marrufo Roldán está acusado de cometer un probable daño o perjuicio o ambos a la Hacienda Pública, ya que en su momento no se proporcionó, ni se hizo la asignación presupuestal ni se acreditó el destino de los recursos correspondientes de las participaciones federales del ejercicio fiscal 2016.

Por estos hechos, en 2018 un Juez de Control de Chetumal libró orden de aprehensión en contra de Marrufo Roldán pero fue hasta el pasado mes noviembre de 2019 que solicitó la protección de la justicia federal contra “actos privativos de la libertad que pudieran ser cumplimentados mediante una orden de aprehensión, reaprehensión, presentación o comparecencia”, sin embargo, apenas el 30 de diciembre pasado se le negó la suspensión definitiva.

Igual suerte corre el ex director de VIP Saesa, Conde Canto, quien el pasado 12 de diciembre acudió ante los tribunales federales para solicitar un amparo al temer una orden de arresto en su contra.

Básicamente, Conde Canto solicitó amparo por “la orden de detención, presentación, aprehensión, reaprehensión y/o comparecencia dictada en su contra emitida por un juez penal oral de Primera Instancia del Distrito Judicial de Chetumal, así como la ejecución de este ordenamiento”.