Los hombres fundan Cancún, no mujeres

391
  • En los primeros meses había 15 mil obreros y algunas 10 mujeres

En el ciclo de conferencias por los 50 años de Cancún participaron tres mujeres mito de esta ciudad: Luisa Canché, Mercedes Hernández y Ernestina MacDonald.

Aunque fue una mesa abierta de última hora para incluir mujeres, ya que en el programa todos eran hombres, las preguntas y comentarios del cronista llevaron un sabor constante de encajonar a las mujeres en la anécdota y relegarlas con preguntas como cuéntenos ¿cómo le hacían con los hijos, con los doctores y las farmacias?

El comentario del cronista de la ciudad, Fernando Martí Brito, cuando dijo que cuando se fundó Cancún el mundo no tenía mujeres y que por eso no hubo mujeres… causó reacciones de asombro, pero después rectificó con una frase que le mereció aplausos: “Pero en Cancún sí había mujeres”.

Y sí, desde antes de la fundación vivía en un campamento de chicleros, doña Luisa Canché, una mujer excepcional que bien podría ser el sinónimo de Cancún en femenino. Ella llegó a esta ciudad cuando todo era monte, en 1965, y “aquí me voy a morir”. Fue la primera mujer de Cancún de ese tiempo.

Vine bien pobre y no tenía dinero. Cuando nos juntamos en la chiclería en 1965 nos quedamos en el kilómetro 15. Seis meses trabajé como cocinera de la chiclería y  siempre guisaba frijoles.

Recuerda que en 1970 los invitó Daniel Rivero a venir a Cancún cuando todo en esta zona era monte y selva. Sólo estaba  la colonia Puerto Juárez de unas 15 familias. Entonces le dije a Daniel Rivero que “pero dónde vamos a vivir y donde van a entrar toda esa gente que nos dice si todo era monte”.

Cuando llegamos aquí, a los 15 días se acabó el agua. Y nos cambiamos a otro lugar cerca de un cenote y ahí trabajé hasta que se construyó un campamento fijo donde se hicieron tres cocinas y en una de esas trabajé, la Pequeña Lulú y otra mujer.

Tenía que surtirme yo en Yucatán. Pero cómo lo conservaba, entonces enterraba el pollo y la carne en arena con hielo. Así que diario hacíamos huecos y poco después creamos la pizza de Cancún, que fue famosa, y en ese tiempo la dieta era toda de huevo.

Teresa Álvarez, ya murió, nos traía carne de Yucatán. Yo vendía mucha hamaca porque nadie traía hamaca. Sufrimos todos esos años para estar aquí.

Dijo que sus hijos no son registrados acá porque no había registro ni autoridad. “El primer matrimonio fue en 1970 y para eso trajimos el registro de Yucatán y dimos barbacoa de venado. Fueron momentos de mucho trabajo, mucho sufrimiento, todos nos llevábamos. Aunque no había mucha comida nunca nos faltó”.

También participó Ernestina MacDonald, quien llegó en 1972 a Cancún. Ella es periodista y hasta hace poco trabajó para Televisa, recordó cómo las calles de esta ciudad paulatinamente se fueron poblando.

Mercedes Hernández, otra de las mujeres que participó, recordó sus primeros años y explicó que entonces en 1970 había más de 15 mil obreros y muy pocas, muy pocas mujeres.

 

Cuando llegué, sí había mujeres

 

Óscar Espinosa Villarreal, ex secretario de Turismo (1997-2000), de entrada recordó cuando gobernó el pueblo, la Ciudad de México, y que le había tocado enfrentar los 11 millones de toneladas de basura.

Dijo que cuando llegó a Cancún, en 1997, cuando fue secretario de Turismo, sí había mujeres y la instrucción del presidente Ernesto Zedillo Ponce de León fue que buscara inversiones de España.

Pocos meses después platicó en España con el grupo Meliá. Después de varias negociaciones e invitaciones lograron “traerse” 10,500 habitaciones de hoteles de empresas ibéricas.

Recordó que hubo algunos problemas con el pago de impuestos pero que siempre lograron acuerdos con los empresarios españoles.

Te puede interesar: NIDO DE VÍBORAS