‘Merecemos una segunda oportunidad’

514
  • Las personas que están cumpliendo una pena privativa de la libertad merecen una segunda oportunidad.

OMAR ROMERO

CANCÚN, Q. ROO.- Las personas que están cumpliendo una pena privativa de la libertad merecen una segunda oportunidad, por ello la población debe voltear a verlos, consideró Alejandro, quien se encuentra en internamiento en la cárcel de Cancún.

A través de la tabla rítmica que realizaron el viernes demostraron que pueden convivir en armonía y compañerismo, y si bien incurrieron en una conducta, por la cual ya están cumpliendo una sanción, aseguró que requieren del apoyo de la ciudadanía.

“Qué ser humano no se equivoca, creo que todos merecemos una segunda oportunidad, y hoy gracias a Dios y a ustedes que se nos está dando esta segunda oportunidad por medio de este baile. Nos queremos presentar ante ustedes como unas nuevas personas, como seres humanos que somos”.

A raíz de la llegada de la nueva administración en el sistema penitenciario son tratados como seres humanos, sin embargo, insistió que es necesario que las personas les brinden la ayuda para que puedan conseguir su reinserción social.

Actualmente las personas privadas de la libertad aceptan participar en actividades relacionadas con la educación, el trabajo, la salud, se capacitan y practican algún deporte, ya que de esta manera podrán tener más oportunidades una vez que concluyan su sentencia.

“Intentamos superarnos cada día para ser mejores personas, para nosotros mismos, para nuestras familias y para la sociedad allá afuera”.

Miguel Ángel Matamoros Espinosa director de la cárcel de Cancún abundó que el personal de este establecimiento respeta los derechos humanos y logra que la gente que cumple una pena se sienta parte de una colectividad, obteniendo que colaboren en diversas acciones con total voluntad.

“Un establecimiento se rige en el orden y la disciplina, que alberga a seres humanos que sienten y que merecen ser apoyados por la sociedad”, sentenció.

Así lo dijo:

Alejandro N

“Qué ser humano no se equivoca, creo que todos merecemos una segunda oportunidad. Nos queremos presentar ante ustedes como unas nuevas personas, como seres humanos que somos”.