PUERTO MADERO

343

RUBÉN TORRES JIMÉNEZ

La violencia se frena entre hombres y mujeres

Las causas de las mujeres siempre serán también de los hombres, los movimientos por sus derechos están consagrados en la Carta Magna y cada vez son más, México es una nación “garantista’’, pero los feminicidios de niñas, adolescentes y mujeres, causan rabia en toda la sociedad, empero, no para el uso de la violencia o la barbarie.

Es cierto que el presidente Andrés Manuel López Obrador, tiene “otros datos’’ e igual las 32 Procuradurías o Fiscalías, algunas de ellas apenas están mutando a convertirse en Fiscalías, pero será real las cifras que envían cada mes o 15 días las entidades al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), pregunto.

El cambio de Sistema de Justicia Penal Acusatorio al Adversarial u Oral desde el 2008, mismo que inició su creación un par de años antes, durante los gobiernos de del panista Felipe Calderón y concluyó su implementación en la administración del priísta Enrique Peña Nieto, lo único que generó, es que se les hiciera bolas el engrudo.

Tan es así que Colegios y Barras de abogados nacionales y estatales, quienes veían como una panacea su implementación, ahora piden cambios porque que a fin de cuentas fue un modelo híbrido con esencia de Estados Unidos vía Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) por sus siglas en inglés y los sistemas de Chile, Costa Rica, entre otros.

Ahora se está tratando de reinventar “feminicidio’’, que ya existía como homicidio, las discusiones están al día, a excepción de las violentas protestas que se han desarrollado en la Ciudad de México y varios Estados en los últimos años, no solo cuando llegó la 4T, cifra que crece día a día, éstas son escalofriantes de 1,200 en los últimos 14 meses.

De acuerdo a la Red Quintanarroense por los Derechos Sexuales y Reproductivos de las Juventudes, debe haber modificaciones legislativas en Quintana Roo, entidad que cuenta desde hace tres años con la “Alerta de Género’’, la Constitución y otras locales tampoco han dado soluciones, esto es, aplicar sanciones o castigos ejemplares.

Existen voces como la diputada Reyna Durán Ovando, que propone algo extremo: “la castración química a los violadores’’, que será analizada por los integrantes de la XVI Legislatura para modificar el Código Penal de Quintana Roo, porque las anteriores no han provocado beneficios en las niñas, adolescentes y mujeres adultas.

Incluso legisladoras federales, han propuesto cambios, pero nada llena las lagunas jurídicas, existen 10 Leyes federales promulgadas en beneficio de las féminas, más seis Convenciones Internacionales firmadas por México para su beneficio, sin embargo, no hay resultados favorables.

Las leyes: Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación; General para la Igualdad de las Mujeres y Hombres; General de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia, General de Víctimas, son algunas: Las convenciones: Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer y otras más, que no frenan nada.

Con un Presidente que pide protesten pero “no pintar puertas o fachadas de Palacio Nacional’’, se asumió una respuesta nada sesuda, sino que echó más gasolina a la hoguera y se convirtió en una de las causas que detonaron que su aprobación haya descendido, sostiene una medición de Consulta Mitofsky.

La cuestión sobre la problemática político, social e incluso económica que causa los feminicidios, que no es otra cosa más que una “muerte violenta de mujeres por cuestión de género’’, va creciendo a nivel nacional, existen entidades donde las funestas consecuencias van en aumento.

Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Baja California, Ciudad de México, Chihuahua, Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Tamaulipas, son identificadas como las más violentas hacia las mujeres, adolescentes y niñas. Esto hace reflexionar que somos un todo, pero cada entidad tiene sus raíces, costumbres y leyes.

La pregunta es por qué, no se ha logrado descender las cifras de más de mil 200 crímenes de esa naturaleza al año, lo que significa un 2.5 crímenes por día, están mal las leyes, los códigos penales locales y federal, los de procedimientos penales o acaso los legisladores estatales y federales, nada más no dan una y hacen lo que se les ocurre.

Será cierto ese número, porque muchas de ellas no denuncia, al ser sus parejas quienes las golpean o violentan y en el mayor de los casos, son conocidos, compañeros de escuela o novios, que comenten atrocidades como descuartizar, asfixiar, envenenar o violar sus cuerpos para abandonar en bolsas, lotes baldíos, cisternas sus cuerpos.

Ante esto el organismo Causa en Común, que preside María Elena Morera, apretó el botón rojo. Anunció que existen “anomalías’’ en las cifras del SESNSP en delitos de alto impacto, incluyendo el “feminicidio’’, acusando se “están maquillando’’ o “clasificando erróneamente’’, esto sin contar la “cifra negra’’.

Esto quiere decir, que todo, las leyes, códigos, protocolos, tratados internacionales no están sirviendo para nada, debido a que los crímenes siguen y van en aumento en caso de ser cierto, lo que alerta Causa en Común, la responsabilidad recae en las organizaciones que pugnan para que se aplique, las mujeres y hombres de este país.

Hay que recordar que a los “Machos’’, los hacen las Mujeres, el matriarcado siempre ha sido y será parte de la cultura nacional, ya sea porque el padre se fue y no cumplió obligaciones o un deceso. Ellas, nuestras hermosas mujeres: Madre y Hermanas, son las que marcan el camino. Queremos feministas, no Feminazis. La violencia sólo genera violencia.

Bienvenido “#UnDíaSinMujeres’’, pero que no sean solo 24 horas. Junten fuerzas, destierren los odios, rencores y daños para que sean ustedes las que fomenten y marquen el camino para un cambio real y certero, pero recuerden “No Somos Iguales y Nunca Seremos Iguales’’, una cosa son los derechos y otra la constitución física, no a la arbitrariedad y anarquismo.

Carbones Políticos: El asesinato de jóvenes… gobiernos que huelen a sangre