La lucha política contra la legislación antiabortista es también una lucha de clases

256
  • Decidir si y cuándo tener un hijo es fundamental para el bienestar psicológico pero también económico de una mujer.

La realidad es que el aborto sólo es ilegal para las mujeres pobres. Las mujeres con recursos siempre pueden interrumpir sus embarazos no deseados o conocen a un médico que realiza abortos médicos por un precio exorbitante para la mayoría, o cuentan con los recursos para viajar a un lugar donde el aborto es legal, o tienen medios para comprar una píldora abortiva, ya sea en su propio país o en otro lugar. Así las cosas, si se es pobre, simplemente no hay opción… Este mes será de festejos a la mujer, paros, marchas, en fin… analicemos un aspecto clave que puede cambiar la vida de las damas, para bien o para mal…

 

EMBARAZO NO DESEADO: SE PERPETÚA EL CICLO DE POBREZA

 

Open Democracy divulgó un estudio de 2018 basado en entrevistas, durante cinco años, a 813 mujeres en los Estados Unidos. Los investigadores encontraron que las mujeres a quienes se les negó el derecho a realizarse un aborto, tenían mayor probabilidad de encontrarse en situación de pobreza al cabo de seis meses en comparación con mujeres que pudieron interrumpir el embarazo. O sea, restringir el acceso al aborto seguro mantiene a las mujeres pobres en la pobreza, perpetúa el ciclo que les impide la movilidad social…

 

EFECTOS PSICOLÓGICOS Y ECONÓMICOS

 

Decidir si y cuándo tener un hijo es fundamental para el bienestar psicológico pero también económico de una mujer: tiene implicaciones para para su educación, para ingresar a la fuerza laboral o para permanecer en ella y desarrollar una carrera profesional. El estudio concluye que las mujeres a las que se les negó el aborto también tuvieron menos alternativas de tener trabajo a tiempo completo y más posibilidades de depender de alguna forma de asistencia pública, es decir, eran más propensas a experimentar dificultades económicas que las mujeres que pudieron abortar. Ambos efectos siguieron siendo significativos durante 4 años.

 

UN VISTAZO A LAS LEYES EN AMÉRICA LATINA

 

Las leyes que restringen el acceso al aborto pueden significar peores resultados económicos para las mujeres afectadas. En América Latina, este escenario se ve exacerbado por la enorme desigualdad de la región, que hace que las mujeres pobres o pertenecientes a minorías sean invisibles ante las políticas públicas. Open Democracy ha constatado que América Latina alberga seis países que penalizan el aborto totalmente, incluso en situaciones donde la vida de la mujer está en riesgo. En El Salvador, República Dominicana, Haití, Honduras, Nicaragua y Surinam, las mujeres se ven obligadas a llevar un embarazo a término incluso si eso significa su muerte, lo que a todas luces una violación explícita de sus derechos humanos. Ahhh, pero hay quien dice que el embrión tiene más derechos… El asunto es que ésta situación hace de América Latina la región del mundo que cuenta con la legislación antiaborto más estricta. Solo por ejemplificar: la legalización del aborto en los Estados Unidos redujo el número de nacimientos de adolescentes entre todas las mujeres.

 

CASOS EXTREMOS SON COTIDIANOS

 

El Salvador fue noticia en 2019 cuando Evelyn Hernández fue absuelta de una condena por asesinato relacionada con la muerte de un feto. Había sido sentenciada a 40 años de prisión por dar la luz a un bebé muerto. Sí, la culparon por haber sufrido un aborto espontáneo. Doble victimización. Le acabaron la vida y… de no ser por la intervención de organismos internacionales, aún estuviera en prisión. Ella digamos que la libró pero… en ese mismo país, al menos 159 mujeres han recibido sentencias de entre 12 y 40 años de prisión por violar las leyes antiaborto. Unas 20 permanecen aún hoy en la cárcel. Y, ojo, ninguna de esas mujeres proviene de un entorno rico. Todas son pobres.

 

LAS LEYES RESTRICTIVAS NO DISMINUYEN LOS ABORTOS

 

Las tasas más altas de aborto se encuentran en los países en vías de desarrollo, específicamente en América Latina. Liderando la lista está el Caribe, afectando a 59 de cada mil mujeres en edad reproductiva, seguido de Sudamérica, con 48. Como era de esperar, las tasas más bajas se encuentran en América del Norte, con 17, y en Europa occidental y septentrional, con 16 y 18 por mil, respectivamente. Dada la cantidad de evidencia científica fruto de la investigación que muestra cuán ineficaces son las leyes punitivas para frenar el número de abortos, es difícil imaginar que exista cualquier otra razón, si no la intención de mantener a las mujeres sistemáticamente discriminadas, fuera de la fuerza laboral y en la absoluta pobreza…

 

 

*Yvette Hesse E. Directora de Grupo Editorial Kankun y Gente Q.Roo, revista de negocios y política.

Facebook: yvette.hesse        Twitter: @YvetteHesse

WAYEB POLÍTICO: Tajamar, el pastel pripanista