Pide lideresa del Congreso castración química para violadores

278
Reyna Durán Ovando, diputada del partido Movimiento de Regeneración Nacional.
  • Pretenden imponer inhibición hormonal obligatoria del deseo sexual.

RUBÉN TORRES

Cancún, Q.ROO.- Las penas de prisión en delitos de violación y abuso sexual contra menores y mujeres son insuficientes en el Código Penal estatal, por lo que se debe ser más severo con los perpetradores, como la “castración química’’, propuso Reyna Durán Ovando, coordinadora de la fracción legislativa de Morena.

Por tal motivo, la diputada propuso la iniciativa con la que se pretende proteger la integridad y libertad sexual de las personas, especialmente menores y mujeres, a través de la aplicación de la castración, que fue parte de varias iniciativas turnadas a las comisiones correspondientes para su estudio y análisis.

La propuesta será revisada en la XVI Legislatura y contempla elevar las penas de prisión así como las multas ya establecidas en el Código Penal para este delito y “se imponga la inhibición hormonal obligatoria del deseo sexual, popularmente conocida como castración química obligatoria’’.

En su iniciativa, la legisladora morenista detalló que “consiste en un tratamiento médico mediante el cual se le suministra de manera regular a un violador efectivamente procesado y condenado, ciertos tratamientos o sustancias químicas destinados a inhibir el deseo sexual’’.

Durán Ovando señaló que la pena del delito de violación en el estado de Quintana Roo va de 10 a 25 años de prisión, lo que estimó es insuficiente porque “no es una garantía para erradicar esta conducta y para darle seguridad y protección a las víctimas’’.

En la iniciativa, se propone implementar un programa de tratamiento “intramural y seguimiento pospenitenciario para los agresores sexuales’’, el cual tendría como fin identificar los factores de riesgo de reincidencia e implementar las acciones que resulten necesarias para reducirlos.

Pero además, se deben aplicar otras medidas de fiscalización como es mantener un ejercicio permanente de verificación del riesgo que estos agresores puedan representar para su entorno, una vez hayan cumplido la pena impuesta.

Todo esto aunado a llevar un registro de violadores, el cual tendría como objetivo la realización del control y seguimiento permanente de aquellos sujetos que hayan sido condenados por la comisión de los delitos.

Por otra parte, en un punto de acuerdo los legisladores manifestaron su total rechazo a las violaciones de derechos humanos contra las mujeres, feminicidios, a la violencia feminicida y a la problemática de acceso a la justicia para las mujeres que se han suscitado no sólo en Quintana Roo, sino en todo el país.

Promovido por legisladores del PVEM y avalado por el Pleno, el punto de acuerdo exige a las autoridades, tanto de procuración como de impartición de justicia del país, cumplir con su trabajo para resolver de manera eficiente y pronta todos los casos de feminicidio que se encuentren pendientes de resolución.