NIDO DE VÍBORAS

620

Por Kukulcán

MARA LEZAMA es como una bola de nieve contenida, como una bomba para las administraciones de Morena. Los escándalos de compras de bienes inmuebles donde los ingresos y el valor de residencias lujosas no cuadran, revelados por Luces del Siglo, deberían ser un motivo más de investigación a fondo del enriquecimiento de la administradora pública.

DE OTRA MANERA, las promesas del presidente Andrés Manuel López Obrador de que nadie por encima de la ley serán no sólo letra muerta sino la mecha apagada de una gran cantidad de irregularidades y transas de gobiernos morenistas. Más seriedad Presidente porque en estos nidos no hay tacos de lengua de víbora.

SI AMLO quiere ofrecer gobiernos diferentes a lo que conocíamos, pues deberá empezar por limpiar la casa de Benito Juárez, porque la inconformidad crece en este importante centro turístico que se queda rezagado en infraestructura urbana en comparación a Puerto Vallarta, Los Cabos y el pintoresco Loreto, los cuales son proyectos del Banco de México de hace 50 años.

***

VIENEN INVESTIGACIONES en serio para el nido verde, aunque más bien el Partido Verde va de escándalo en escándalo fomentados por sus caciques líderes, padre y junior, Jorge González Torres (Martínez), los cuales han convertido a los municipios del sureste de México en su caja chica.

HAY INVESTIGACIONES que fructificarán pronto sobre este partido, ahora que el INE dejará de estar bajo el control de priistas y panistas. Las víboras nuevas que están llegando al nido de Periférico y Tlalpan traen venenos sobrecargados de viejas rencillas con esta familia, de niños bien, encabezados visiblemente por el Niño Verde.

LA RECIENTE jugada sucia que hicieron con los casinos, a los que querían eximir de impuestos, llamó mucho la atención en las instancias federales. Así que ya varios legisladores de Morena están investigando algunos cabos sueltos que deberán quedar en próximos días.

***

TAMBIÉN EL asunto espinoso de Malecón Tajamar abrirá nuevos frentes de investigación porque se trata de un escándalo muy similar al Nuevo Aeropuerto de la CDMX. La analogía es sorprendente porque casi, casi, están involucradas algunas empresas que se habrían beneficiado del NAIM.

LO MÁS LAMENTABLE es la postura de la alcaldesa Mara Lezama, quien abrió recientemente Malecón Tajamar como que nadie se diera cuenta. Hay mucho qué aclarar y la Contraloría federal tendrá que investigar. Lo más sorprendente es que Fonatur ni siquiera ha metido las manos ni ha participado en esta nueva etapa del negocio Tajamar. Las víboras andan heridas y quieren dejar el nido.

NIDO DE VÍBORAS