Alzan la voz sin romper un solo cristal

29377
  • Unas 9 mil mujeres marcharon este domingo de Malecón Tajamar a la Glorieta del Ceviche para exigir a sociedad y a las autoridades un alto a los feminicidios.

RUBÉN TORRES

CANCÚN, Q.Roo.- ¡Sin violencia! ¡Sin vandalismo! Fue el grito de unas 9 mil mujeres que se dieron cita a la “Mega Marcha Feminista 8M’’ en el malecón Tajamar, donde entusiastas niñas, adolescentes, madres, abuelas, algunas en sillas de rueda, acudieron y alzaron su voz de basta de violencia en el puerto turístico más importante, pero con mayor fuerza de feminicidios.

La invitación fue clara: “movilización apartidista a favor de una vida libre de violencia para todas las mujeres’’. Las pancartas eran elocuentes muestras de dolor, frustración, coraje y olvido institucional. Se leía en cartulinas: “Nos queremos vivas’’, “Si tocan a una respondemos todas: UNIDAS’’, “Acostúmbrense, ya no nos vamos a callar’’, “Hoy las mujeres hacemos historia’’.

Resaltaban en sus manos cruces en color rosa, con nombres de Ingrid, Abril, Victoria, Fátima, América, Rebeca y otras tantas más.

Al frente iban las madres, hermanas, primas o conocidas de las asesinadas o desaparecidas, las cuales gritaban: “¡Machito, dije que no. Ya dije que no. Mi cuerpo es mío y mi decisión!’’.

Una de las que más causó efecto en los mirones, curiosos y quienes seguían la marcha fue: “Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente’’ o el “cover’’ que tradujeron al español de Fred Mercury: “We Willrock you’’.

El entusiasmo las desbordó, querían salir antes. Hasta que llegó una organizadora para decir que la salida era a las 17:00 horas, apenas eran las 16:30 horas.

Aguantaron con arengas, la batucada hizo menos larga la espera, donde gritaron: “¡No van a tener la comodidad de nuestro silencio. Somos el corazón de las que ya no laten!”.

Siguió el camino por la avenida Bonampak, a paso lento, dieron vuelta por la misma avenida, para dirigirse a Tulum, hicieron otro alto frente a Plaza las Américas. Ahí realizaron un “Perfomance’’, se tiraron en la avenida central, simulando estar muertas. Tres minutos después se levantaron y siguieron. Estaban cerca de la glorieta del Ceviche.

Ahí llegaron a las 18:22 horas, las organizadoras se negaron a dar nombres.

A la mitad iba un grupo de niñas y adolescentes, quienes rompieron el corazón de los asistentes, portaban pancartas color rosa con la demanda de “Castigo a Pederastas’’, más atrás venían los de las comunidades LGBTTIQ, con sus propias demandas.

En el sitio de finalización de la marcha, una organización femenista, quien llevaba batuta en la movilización, leyó un reclamo al gobierno del Estado y a los poderes Legislativo y Judicial, detalló que en la zona norte de Cancún o municipio de Benito Juárez, van 47 mujeres asesinadas, de esos, la Fiscalía General de Justicia del Estado, sólo clasificó así a 16 casos.

Relató en su intervención que en 2017 hubo 28 feminicidios, en 2018, 33, en 2019, 17, y resaltó que Cancún “es el líder de zonas turísticas del país, donde más se cometen asesinatos contra las mujeres’’, demandó del Ejecutivo, Legislativo y la presidenta municipal, Mara Lezama, mayor atención y que “no se nos criminalice’’.

Luego, ocurrió lo que pudo manchar la esencia de la marcha. Algunos reporteros y camarógrafos hombres que cubrieron la marcha fueron empujados y amenazados, e incluso una líder feminista invitó a ir más allá. Pero prevaleció la tranquilidad cuando la multitud levantó la voz.y el puño, para corear: ¡Sin violencia. Sin vandalismo’’.

Te puede interesar: ‘La fuerza de nuestra voz’