‘Debe la justicia oral ser más socializada’

275
  • Para Pablo Gómez Mont, el Sistema de Justicia Penal Adversarial necesita es socializar su contenido.

RUBÉN TORRES

CANCÚN, Q.ROO.- El Sistema de Justicia Penal Adversarial (Oral) no requiere del “manoseo” de reformas legislativas e incrementar penas, lo que necesita es socializar su contenido, aseguró Pablo Gómez Mont.

El especialista y forjador de abogados de juicios orales, explicó que se debe lograr esto para que la sociedad entienda que no es que se esté dejando a delincuentes en libertad, sino que “hay fallas de origen o no se aprovechó el tiempo”.

“No aprovechamos el tiempo desde su aplicación que inició gradualmente en 2008 y su implementación en 2016 tanto a los abogados, impartidores de justicia, ministerios públicos y policías”, detalló el sobrino del ex secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont.

Entrevistado luego de participar en el “Segundo Foro de Derecho y los
Retos de la Impartición de Justicia en Quintana Roo”, realizado en la Universidad La Salle, dijo que el error más grave fue no socializar el modelo de justicia con la gente común y corriente.

La gente, señaló el jurista, no ha entendido que no se está dejando en libertad a delincuentes.

Como integrante de la Barra Mexicana de Abogados, Gómez Mont descalificó el adjetivo de “Puerta Giratoria”, porque están prejuzgando, se ha sacado de contexto en México, se ha utilizado equívocamente.

“Una persona a medio proceso no necesariamente tiene que estar en la cárcel”, detalló.

El sistema Penal Acusatorio anterior era discrecional y actuaba en la opacidad y ahora el adversarial u oral se basa en la transparencia, aunque le falta mucho por implementar.

No se hizo desde la preparación su lanzamiento y aplicación, porque no se reforzó con métodos técnico-científicos.

Presunción de inocencia

“En México no creo que aplique la puerta giratoria en las etapas preliminares, debemos entender como sociedad que cuando una persona esté en libertad durante el proceso, no es una cuestión negativa, toda persona tiene la presunción de inocencia y debemos respetarlo”, expuso el socio del bufete “Riquelme-Sirazi-Gómez Mont’’, añadió.

Comentó que lo que sí se debe hacer como sociedad y como autoridad, es, si se le encuentra responsable, que la sanción sea ejemplar, la compurgue y que se reintegre a la persona a la sociedad’, como establece el sistema que aplica ya hace 12 años.

Una de las principales deficiencias que Pablo Gómez Mont identifica en este sistema que ya no tiene nada de nuevo, es la falta de capacitación en la presentación de las pruebas.

“Esto ha generado que las personas obtengan su libertad y si la persona efectivamente es un delincuente, puede salir a delinquir otra vez”.

Puntualizó que la tendencia internacional y la de la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación es que se debe respetar a la persona.

“Si el Ministerio Público federal o local no pueden acreditar el delito lo que provoca en ocasiones es que una persona esté en la cárcel no por el delito que cometió sino por otros, la Fiscalía debe acreditar”.