Anomalías de Borge encarecen Hospital de Especialidades 

604
  • El Hospital de Especialidades de Chetumal ha costado 53 millones 57 mil 200 pesos más de lo proyectado, por anomalías en administración Roberto Borge Angulo.

Felipe Villa

CHETUMAL, Q. ROO.- El Hospital de Especialidades de Chetumal arrastra irregularidades millonarias que datan de la administración estatal de Roberto Borge Angulo, cuyas anomalías siguen costando hoy recursos públicos e impiden el adecuado funcionamiento.

La auditoría de cumplimiento a inversiones físicas 2018-0-12100-22-0176-2019, contenida en el más reciente Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública, señala que el hospital ya ha costado 53 millones 57 mil 200 pesos más de lo proyectado inicialmente y todavía no está concluido como fue pactado.

Aunque se trata de presupuesto federal erogado a través de la Secretaría de Salud (SSA), fue el gobierno del estado el encargado de ejecutar los recursos y celebrar los contratos.

Para la construcción del hospital en Chetumal, municipio de Othón P Blanco, la SSA autorizó al gobierno de Quintana Roo un monto de 532 millones 121 mil pesos, mediante tres convenios de colaboración, firmados el 19 de noviembre de 2014, el 16 de octubre de 2015 y el 1 de junio de 2017. Los recursos provinieron del Fideicomiso del Sistema de Protección Social en Salud.

Suman a Borge delito de delincuencia organizada

La Auditoría Superior de la Federación (ASF), encargada del examen, exculpa de cualquier irregularidad a la dependencia federal. Señala que la SSA “únicamente revisó y gestionó los pagos correspondientes a los apoyos financieros del proyecto de inversión”.

El máximo órgano de fiscalización del país responsabiliza al gobierno estatal de haber sido omisos ante los incumplimientos de las empresas contratadas. Se trata de Medical Tools, SA de CV, y Gianbar, SA de CV.

La obra ha demorado más de 400 días adicionales a los originalmente proyectados y ha superado el costo en más de 53 millones.

Desde la auditoría realizada en 2017, la ASF señaló que se adjudicaron contratos de manera directa, cuando la normativa señala que debieron ser sometidos a un concurso de cuando menos tres empresas. Asimismo, se debió de presentar un estudio de mercado para asegurar las mejores condiciones para el estado.

El contrato SESA-DDIS-FPCGC-IR3P-17 fue firmado originalmente el 28 de abril de 2017, ya bajo la administración actual con la empresa Medical Tools, S.A. de C.V. y el gobierno del estado se comprometió a pagar 141 millones 264 mil 200 pesos por la construcción del hospital en un plazo del 1 de mayo al 6 de diciembre de 2017, es decir, en 220 días naturales.

Sin embargo, a los 4 días de haber celebrado el contrato, las partes firmaron un convenio de ampliación del monto y del plazo. Se sumaron 50 millones 151 mil 800 pesos y se agregaron 145 días naturales. Ahora la nueva fecha de entrega sería el 30 de abril de 2018.

Después, el 17 de abril de 2018, se firmó un nuevo convenio. Éste para “diferir el plazo”, es decir, para reprogramar la entrega de los trabajos. La fecha acordada fue el 10 de octubre de 2018.

Posteriormente vino otro convenio de ampliación tanto del monto como del plazo. Se firmó el 5 de septiembre de 2018. Se sumaron 2 millones 975 mil 200 pesos y 81 días naturales. La entrega de las obras ocurriría el 30 de diciembre de 2018.

Pero el 18 de septiembre de 2018 fue necesario firmar un nuevo convenio para ampliar el plazo de entrega. Se sumaron 160 días naturales y se programó la finalización de las obras para el 8 de junio de 2019.

Es decir, el monto original del contrato, por 141 millones 264 mil pesos, alcanzó mediante convenios la cifra de 194 millones 391 mil 200 pesos. Y de los 220 días naturales en que se pactó la entrega de los trabajos se pasó a 606.

Los auditores de la ASF realizaron una inspección física en octubre de 2019, 4 meses después de que debía ser entregado. Encontraron que aún “el contrato se encontraba en proceso de ejecución”.

Otro de los contratos, el SESA-DA-133-2015 firmado entre el gobierno del estado y Gianbar, SA de CV, alcanzó una demora mayor en el plazo de entrega de los trabajos.

Se firmó para la adquisición de un equipo de acelerador lineal de alta energía y un equipo de braquiterapia de alta tasa de dosis, por 93 millones 613 mil 800 pesos. Aunque no se firmaron convenios posteriores para modificar el monto, sí se ampliaron plazos que sumaron mil 11 días naturales, contra los 120 planteados originalmente.

De acuerdo con la ASF, las irregularidades iniciaron desde la primera fase de la construcción y son de tipo ambiental. El estado “no cumplió con las medidas para la prevención, mitigación, restauración y control de impactos ambientales”. Por ello, el máximo órgano de fiscalización emitió una promoción de responsabilidad administrativa sancionatoria contra los funcionarios responsables.

También se encontró que antes de 2018, el gobierno del estado no supervisó los trabajos, pues no contó con bitácora ni registro de los avances y aspectos relevantes de la obra. Estas omisiones derivaron en el incumplimiento de plazos de entrega, en la mala calidad de los trabajos y en la realización de trabajos no previstos en el contrato y sus respectivos convenios que terminaron pagándose. Por estas irregularidades la ASF también solicita se investigue y sancione a los funcionarios involucrados.

El Hospital de Especialidades de Chetumal busca abatir la carencia de atención oncológica en beneficio de los habitantes de la región que no cuentan con seguridad social, se asienta en el proyecto original. La población beneficiaria asciende a 476 mil 482 personas.

El nuevo nosocomio se ubica en el kilómetro 6 de la carretera Chetumal-Bacalar. Se diseñó para contar con 11 consultorios, 30 camas, dos quirófanos, una unidad de terapia intensiva, un laboratorio, un laboratorio de rayos x, acelerador lineal, áreas de braquiterapia y quimioterapia, servicio de transfusión con recolección, farmacia, gobierno, sanitarios, área de manejo de residuos peligrosos biológico-infecciosos, servicios generales, planta de emergencia, lavandería, cocina y sala de usos múltiples.

Te puede interesar: Suman a Borge delito de delincuencia organizada