PUERTO MADERO: Los otros datos

256

RUBÉN TORRES

El presidente que tiene otros datos sobre las mujeres, que canceló programas neoliberales o del pasado, eliminó PROGRESA para becas a los jóvenes y dejó sin apoyo a 6 millones de familias o borrar el Seguro Popular por el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) y se dijo humanista en lugar de feminista, declaró “hay institución y dinero’’, para atenderlas.

Con esto Andrés Manuel López Obrador, volvió a decir algo que no puede probar. Una reportera lo cuestionó un día después de “El 9 Nadie se Mueve’’, sobre si había recursos para combatir el feminicidio en el país, que fue la causa-origen de las movilizaciones en todo el país y escaramuzas en las puertas de Palacio Nacional.

Volvió a la retórica que, si existe el instrumento para atender la violencia estructural que padece la población femenina y que hay “suficientes recursos’’, pero se excusó de manejar montos. Sin embargo, la organización Causa en Común, que encabeza María Elena Morera, reveló: “no es cierto, sino que va en picada el recurso y el problema’’.

La radiografía sobre esa mentira es más que escalofriante. Porque el subprograma “Acceso a la Justicia para las Mujeres’’, revisado de 2016 cuando nació, claro en el gobierno neoliberal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), inició con 223 millones de pesos, en 2017 sumó 113 millones, en 2018 fueron 104 millones de pesos previamente asignados.

En 2019 ya en la administración de López Obrador y su partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), descendió a 47 millones de pesos, lo que significó un desplome de 176 millones de pesos, esto es, un 78.92 por ciento menos para la atención de las mujeres para acceder a la justicia.

Dicho programa se compone: de Atención psicológica, si es que fueron agredidas o asesinadas tanto para ellas y las familias afectadas; Jurídica, para enfrentar un juicio en caso de ser necesario y ser orientada o acompañada en el proceso; Médica, para atender cualquier lesión que le haya sido infringida por el agresor o los agresores.

Albergues temporales, tanto para las víctimas de abuso como para los hijos en caso de que existan y puedan ser atendidos lejos del agresor; Cuidado infantil, para que los menores de edad o adolescentes, no se vean afectados en su desarrollo cognoscitivo y Talleres, para el empoderamiento de la mujer en lo social y económico.

De por sí en las 32 entidades quienes gobernaban o gobiernan, tenían obligación de utilizar los recursos otorgados por la Federación a los Centros de Justicia para las Mujeres a través del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP), no lo hicieron, malversaron o se lo robaron, no era para disminuir los recursos, sino enviar a prisión a los defraudadores.

Parece que López Obrador, no entendió la gravedad y la rabia de las mexicanas, algunas marcharon el domingo en el “Día Internacional de la Mujer’’, eso era una conmemoración que se salió de las manos con las agresivas mujeres “anarquistas’’ que atentaron, incluso contra otras mujeres, a quienes había exhortado a “no pintar el palacio nacional’’.

La de “Un Día Sin Mujeres’’, fue otro cantar, deformada por empresas e industrias que dieron “permiso de faltar’’ a sus trabajadoras o empleadas, aunque la razón no era esa, sino arriesgarse a que les descontaran o sancionaran, para hacer notar que “son indispensables’’, no se logró ese objetivo.

El maltrato sobre una reportera amenazada de muerte por uno de sus “esbirros’’ dizque reporteros, los epítetos de ser humanista y no feminista, fue una de las causas que lo han hecho descender su nivel de aceptación, sostienen diversas encuestas, porque minimizó la violencia que padece el género femenino en México.

El razonamiento de los datos, corresponden al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que reportó a fines de 2019, los focos rojos de la problemática, aunque él tenga otros datos, la realidad es otra.

De 45 millones 500 mujeres de entre 15 años y más en México, el 66.1 por ciento, que serían unas 30.7 millones, enfrentaron violencia de cualquier tipo y agresión alguna vez en su vida. Del mismo número de mujeres, el 43.9 por ciento, enfrentó agresiones del esposo o pareja actual o la última, a lo largo de su relación.

Sin embargo, esto se esta acentuando, como arrojó el levantamiento del INEGI, en mujeres que decidieron ir al altar vía iglesia y o por lo civil, las cuales se unieron antes de los 18 años, lo que sería un 48 por ciento y quienes lo hicieron a los 25 años o más, el porcentaje representa el 37.7 por ciento.

Tomando en cuenta el registro de 2018, cuando se suscitó 3 mil 752 defunciones por homicidio de mujeres, que representó el más alto de los últimos 29 años (1990-2018) según el INEGI, esto arrojó que fallecieron 10 mujeres diariamente por agresiones intencionales.

Como se observa, la fría realidad de datos es muy diferente a la narrativa del presidente López Obrador, que si se añade observaciones civiles y sociales de que existe un problema, también las desdeña, porque es cierto que varias de ellas fueron apoyadas con recursos federales en el pasado, así nacieron las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) o ¿No?