Exhiben carencias ante coronavirus

501
  • Personal de hospitales estatales designados para atender posibles casos de Covid-19 advirtieron que tienen carencias básicas de protección y medicamentos.

VICENTE FLORES / AGENCIA REFORMA                           

Ciudad de México.- Personal de hospitales estatales designados para atender posibles casos de Covid-19 advirtieron que tienen carencias básicas de protección y medicamentos, así como de instrucciones precisas sobre qué hacer si les llega un paciente positivo.

En Puebla, personal del Hospital de Especialidades del Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado reconoció que carecen de una zona de aislamiento para atender a posibles pacientes graves.

De los tres casos detectados hasta ayer, uno llegó a este hospital, pero lo enviaron a aislamiento domiciliario. “Mientras permaneció aquí no se aplicó un protocolo más que uso de cubrebocas”, dijo un empleado.

Aunque en Sinaloa se confirmó uno de los primeros casos de contagio en México, doctores y enfermeras del Hospital General de Culiacán, designado para atender a pacientes con el virus, desconocen los protocolos de atención y advierten que no cuentan con cubrebocas o guantes de látex.

Cascada de cancelaciones por coronavirus en Q. Roo

REFORMA constató cómo en el área de urgencias un médico le respondió a un paciente que mejor se fuera a su casa para evitar exponer a terceros y que, si sus síntomas aumentaban (dolor de garganta, irritación y dolor de cabeza), entonces sí regresara.

La Secretaría de Salud de Sinaloa aseguró contar con 30 camas en un área especial del Hospital General de Culiacán, denominada “Nivel 7”.

En el nosocomio, REFORMA constató que enfermeras y personal desconocen si esa área se encuentra realmente habilitada para la atención de pacientes graves.

Aseguraron que la única capacitación que han tenido fue una conferencia de Rafael Félix Espinoza, médico internista, director de Prevención y Promoción de la Salud en el Estado, la cual no fue obligatoria.

En Villahermosa, Tabasco, los posibles pacientes con coronavirus son atendidos en una carpa.

El módulo se ubicó en la banqueta del Hospital de Alta Especialidad “Dr Juan Graham Casasús”, donde un médico recibe a los pacientes que presentan gripe, tos o fiebre. La instrucción es sólo ingresar casos sospechosos a un área donde dicen contar con 57 camas habilitadas.

Aunque en Guerrero no se han confirmado casos, la Secretaría de Salud estatal informó que tiene designados cinco hospitales que serían utilizados para pacientes infectados en estado grave. Sin embargo, personal médico aseguró que se carece hasta de jabón y gel antibacterial.

Una doctora del Hospital General de Chilpancingo alertó que, aunque cuentan con cuatro espacios que serían ocupados para aislar casos, solamente hay un ventilador para darle oxígeno a los pacientes.

“Vamos a estar expuestos a contraer este virus”, dijo.

A prisa

Tras declararse pandemia por el Covid-19, hospitales de diferentes estados apresuran la habilitación de áreas especiales para atender a posibles infectados.

En Cancún, Quintana Roo, médicos del Hospital General dieron a conocer que ese es uno de los 12 nosocomios habilitados para recibir enfermos.

En este hospital se habilitó un área de contingencia, mientras que el área de cuidados intermedios ahora será una de terapia intensiva.

En Chihuahua, Arturo Valenzuela, director médico de la Zona Norte, informó que en el Hospital General de Ciudad Juárez habilitaron un ala para atender a pacientes graves.

“Por lo pronto, se están contemplando ocho espacios en esa área. Pero cada instituto, como el IMSS o el ISSSTE, darán servicio”, explicó.

En Guanajuato, las autoridades sanitarias aseguran contar ya con 166 zonas de aislamiento, 50 salas de choque, 68 de terapia intensiva para adultos y 23 de terapia intensiva pediátrica en sus 15 hospitales generales, así como sus 7 hospitales de especialidades y 20 comunitarios.

En el Hospital General de León, personal médico aseguró conocer los protocolos de atención, pero sólo algunos médicos y enfermeras utilizaban cubrebocas.

“Hemos recibido capacitación permanente sobre los protocolos de seguridad, conocemos desde el tipo de ropa y equipo que debemos portar hasta el traslado a una unidad médica”, señaló un paramédico.

‘Sabemos que ya viene’

El campesino Damasio Vázquez, quien vive en la comunidad de La Felicidad, del Municipio de Leonardo Bravo, en Guerrero, afirma que en su pueblo solo se han enterado del coronavirus a través de las noticias.

“Sabemos que viene ya cerquita y que nos podemos morir, pero eso lo vimos en las noticias”, dice el labriego de esa comunidad de la sierra y que trajo a su mamá al hospital de Chilpancingo para que sea atendida de un problema del riñón.

“Allá no tenemos centro de salud, hay uno en la comunidad de Carrizal del Bravo y un hospital en Filo de Caballos, pero ahí nunca hay medicinas ni médicos que te atiendan”, lamenta.

Prevé que si a su comunidad llega el coronavirus, habrá muchos enfermos y no habrá quien los atienda.

Explica que para traer a su mamá a este hospital él y su cuñado hicieron tres horas y media de camino y se gastaron 700 pesos en gasolina para cargar su camioneta.

Recuerda que hace unos años una señora de su pueblo que padecía un problema de úlcera falleció en el camino cuando se dirigía al Hospital General de Chilpancingo.

Días antes de que los familiares de la mujer se la trajeran al nosocomio de esta capital, la llevaron al hospital básico comunitario de Filo de Caballos, donde le dijeron que era un problema de gastritis y le dieron unas pastillas. Pero después se agravó y murió.

Del coronavirus, el campesino señala que en su pueblo ninguna autoridad de los gobiernos federal, estatal y del municipio los ha visitado para decirles en qué consiste esta enfermedad y qué medidas de prevención deben de tomar para evitar que se enfermen.

“Dicen que es una enfermedad muy fea que viene arrasando con todo en otros países y eso lo sabemos sólo por televisión”, refiere.

Con información de Pedro Sánchez, Francisco Rivas, Jorge Escalante, Ricardo Hernández, Marcos Vizcarra, Jesús Guerrero y Manuel Rodríguez