NIDO DE VÍBORAS

429

LOS CACHIRULES de la administración municipal, empezando por el encargado de la Dirección de Tránsito, Jesús Salas Cruz, anda que no lo calienta el sol porque pasan semana tras semana y nomás no pasa sus exámenes de control y confianza; es decir, no pasa las evaluaciones como titulación, edad, pruebas toxicológicas y otros, los cuales debería superar pero…

A ESTAS alturas se le hará bolas el engrudo porque sigue firmando oficios que no tendrían ninguna validación porque evidentemente Jesús Salas no existe jurídicamente en la administración municipal que preside Hermelinda Lezama, y las consecuencias son cada vez más complicadas y negativas para el Ayuntamiento.

LO MISMO ocurre con Antonio de Jesús Riverol, encargado de la Dirección General de Protección Civil; Vicente Díaz Muñoz, encargado del despacho de la Dirección de Archivo Municipal; y, Eric Arcila Arjona, encargado del despacho de la Dirección General del Instituto Municipal de la Juventud, quienes ya superaron 30 días como provisionales, como lo establece la ley, sin que sean ratificados como titulares. O sea, para ser más claros, fueron invitados al nido municipal pero siguen sin ser víboras aunque actúan, comen y hacen shhh como tales. Cachirules redondos.

¿Y la Contraloría del Ayuntamiento, apá? Bien, gracias.

LOS EFECTOS del incremento del dólar estadounidense frente al peso mexicano andan rondando entre la tragedia y la comicidad. Por un lado, la gente se preocupa por la devaluación y, por el otro, quienes tienen sus inversiones en la divisa norteamericana aprovechan la gran cantidad de promociones para viajar a Cancún porque los vuelos seconsiguen en 30 y hasta ¡20 dólares! desde Estados Unidos.

NI DE la Ciudad de México cuestan eso. Las cancelaciones en varias aerolíneas han traído estos beneficios mientras que en Cancún continuamos con sólo un caso de coronavirus, aislado el paciente y detectadas las personas con las que convivió, para que estas vacaciones sean placenteras y sin problemas de contagios. El sector turismo se ha puesto las pilas para marcar cercos sanitarios y las autoridades toman medidas de detección como las cámaras termográficas en el aeropuerto.

OJALÁ SIGAN así porque entonces Cancún demostrará cómo enfrentar una pandemia mundial. Las víboras de playa andan que chillan de gusto.

QUE NO haya gasolineros pasados de rosca aferrados a no bajar el precio de la gasolina. La fórmula matemática es muy fácil: si bajan 30 por ciento las cotizaciones del mercado internacional del precio del petróleo se espera un descenso parecido al consumidor, según declaró el titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield.

PERO NO, esas declaraciones quedan como meras recomendaciones al estilo CNDH que pocos cumplen. Las víboras andan impacientes por todas las ratas que siguen rondando el nido.