Sugieren ahorrar para lo que viene

298
  • Recomiendan a los habitantes de Quintana Roo que se abstengan de gastar dinero en cosas superfluas.

RUBÉN TORRES

CANCÚN, Q. ROO.- Ante el incremento de casos sospechosos e infectados por el COVID-19, los más de millón y medio de habitantes de los 11 municipios de Quintana Roo están aprendiendo de forma empírica cómo protegerse, afirmó la enfermera adscrita al Hospital Central de la Zona Uno de Chetumal, Susana Gutiérrez.

De servicio médico en el Parque de las Palapas, en la zona centro de Cancún, la especialista en atención de enfermedades virales consideró que las primeras indicaciones por parte de las autoridades Federales, Estatal y Municipales fueron mal interpretadas por la población.

El problema, apuntó, fue que se exageraron las medidas y se contaminaron aún más en las redes sociales, lo que generó compras de pánico, “¿cómo es posible que se fueran por papel del baño principalmente, alcohol, gel y alimentos enlatados cuando el problema se encuentra en el ambiente y en zonas donde se posó el afectado?”, cuestionó.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, en la entidad se han registrado 109 casos sospechosos, de los cuales 80 han resultado negativos, siete se encuentran en estudio y 22 han dado positivo, mismos que están siendo debidamente atendidos y aislados, como lo ha informado la titular de esta dependencia Alejandra Aguirre Crespo.

“Se debe tener más cuidado en limpiar debidamente las zonas donde estuvieron los 22 casos que dieron positivo para que el virus no sobreviva y pueda continuar con su vida infecciosa con otras personas y a la vez se multiplique a través de los portadores”, opinó la enfermera especialista.

Ahora las campañas de prevención han mejorado, como es lavarse correctamente las manos “porque no siempre lo saben, usar gel, cloro y jabón’’, añadió.

Su recomendación en estos casos, es que los habitantes se abstengan de gastar dinero en cosas superfluas, porque lo que sigue será lo fuerte, dado que hay gente que se fue a descansar de forma voluntaria o “solidaria’’, algunos ya no regresarán y el ingreso descenderá.