Asoman desfalcos en Universidad de Quintana Roo por 92 mdp 

2190
  • La Auditoría Superior de la Federación encontró irregularidades en el manejo de 91 millones 918 mil 466 pesos de la Universidad de Quintana Roo.

FELIPE VILLA

CHETUMAL, Q. ROO.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró irregularidades en el manejo de 91 millones 918 mil 466 pesos de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo) durante el ejercicio fiscal 2018.

Concluida el mes pasado, la revisión concluyó que de este total, se tiene la sospecha de que la cantidad de 74 millones 606 mil 900 pesos corresponden a probables desfalcos.

El mayor de ellos es por 43 millones 92 mil 45 pesos, que se habrían utilizado para pagos a trabajadores fuera del Contrato Colectivo y no estuvieron autorizados por la normatividad. Además, la máxima casa de estudios del estado pagó indebidamente otros 25 millones 364 mil 774 pesos a 882 trabajadores eventuales sin ningún tipo de justificación.

Los auditores de la ASF también encontraron que parte del subsidio federal fue desviado al “pago de aguinaldos” de funcionarios y trabajadores de la Universidad fuera de la normativa. El daño por este desfalco asciende a 4 millones 309 mil 919 pesos “más los rendimientos financieros generados desde su disposición hasta su reintegro a la Tesorería de la Federación”.

La administración de la Uqroo también pagó 444 mil 759 pesos a ocho trabajadores que no cumplían con los requisitos para ocupar el puesto desempeñado. Y entregó vales de gasolina sin justificación alguna por un millón 91 mil 740 pesos. Otro probable desfalco es por 573 mil 669 pesos, que la Universidad no pudo acreditar su destino.

Por todas las irregularidades anteriores, la ASF dio vista a la Secretaría de la Contraloría estatal para que inicie investigaciones y deslinde responsabilidades.

En el dictamen de la auditoría de cumplimiento 2018-4-99058-19-0168-2019, el máximo órgano de fiscalización del país asienta que la Universidad de Quintana Roo “no realizó una gestión eficiente y transparente de los recursos” ni apegada la normatividad.

En 2018, cuando se ocurrieron los desfalcos, la Rectoría de la Universidad estaba a cargo de Ángel Rivero Palomo.