Asegura ex rector de Uqroo: ‘no hay desvíos’

559
  • El ex rector de la Universidad de Quintana Roo asegura que las observaciones que detectó la Auditoría Superior de la Federación en los recursos ya fueron solventados. 

 MARCO ANTONIO BARRERA

CHETUMAL, Q. ROO.- Las observaciones que detectó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en los recursos asignados a la Universidad de Quintana Roo (Uqroo) ya fueron “solventables”, aseguró el ex rector Ángel Rivero Palomo.

Los más de 91 millones de pesos del ejercicio fiscal 2018 detectados con irregularidades, justificó, son “pliegos de observaciones” que deberán ser aclarados en 30 días hábiles, cuyo plazo inició el lunes pasado.

Rivero Palomo dijo estar “confiado y tranquilo” y con disposición de explicar lo que sea necesario, como lo ha hecho en una trayectoria de 25 años en el servicio público. “Sin ningún problema estaremos atendiendo y aclarando cada observación que emita la ASF o cualquier órgano jurisdiccional”.

El ex funcionario justificó que 97 por ciento de los recursos corresponden al capítulo 1000 de salarios de “personas de carne y hueso” que existen y desarrollan una labor académica, administrativa, deportiva o cultural.

Hay observaciones de 43 millones de pesos (mdp) que corresponden al pago de salarios y prestaciones de trabajadores que laboran fuera de contrato y sin autorización de la normatividad, mientras que 25.3 mdp se destinaron a 882 empleados eventuales sin contratación justificada. Otros 444 mil pesos se asignaron a ocho empleados que incumplieron los requisitos para ocupar el puesto.

“Son personas de carne y hueso que existen y que desarrollan una labor académica y que reciben un salario; es decir, no es un desvío… Todas las diferentes expresiones laborales de contratos, de base, nuevos y eventuales, tanto académicos como administrativos están contemplados”.

Incluso, agregó, que el concepto usado por la Auditoría corresponde a ´trazabilidad´ de recursos para referir el destino que tuvo el dinero, mismo que “está bien identificado en los contratos y las cuentas bancarias de cada trabajador. Todo está plenamente identificado tanto en lo financiero-administrativo como en funciones y operación”.

En su gestión, recordó, se inauguró un teatro y un centro cultural universitario, se amplió la cantidad de profesores de asignatura y tiempo completo en las unidades de Cancún, Playa del Carmen y la Escuela de Medicina. “Muchos no están en la base de datos actualizada de los trabajadores y pueden no aparecer en esa auditoría; incluso, en mi gestión no existía un sindicato”, aclaró.

De los vales de gasolina entregados sin justificar y que presuntamente fueron  destinados a un uso particular por un monto de más de un millón de pesos, explicó que la Universidad no cuenta con una flotilla de unidades y casi todos los servidores públicos “tienen que poner sus vehículos personales para el desempeño de sus funciones públicas”. Lo anterior, aseguró, consta en bitácoras de las unidades académicas y de administración.

El ex rector señaló que también la auditoría y sus resultados son ajenos a la Contraloría General del Estado, pues la Universidad únicamente es auditada por la Federación.

“Aquí el tema es que está en el estatus de observaciones que se deben solventar, no hay una sentencia donde la ASF te diga hubo un desvío, hubo un desfalco o hubo tal cosa, son observaciones que deben ser aclaradas y se harán como se han hecho cada año”.

En 2019, la Uqroo fue observada con un monto de 47 millones de pesos los cuales fueron justificados.