NIDO DE VÍBORAS

509

Por Kukulkan

LAS VÍBORAS andan contentas por la solidaridad de los empresarios mexicanos, como Carlos Slim y Germán Larrea, quienes entregaron un mil millones de pesos y un hospital de 60 camas en Juchitán. Estas muestras de apoyo al gobierno de México, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, demuestran, al menos, un compromiso de empresarios para sumarse a las estrategias para combatir y frenar la pandemia del Covid19.

NADA FÁCIL ha sido la relación del actual gobierno con el sector empresarial, algunos acostumbrados a recibir privilegios de las administraciones federales en funciones con perdón de impuestos y preferencias en créditos, y máximo cuando en la iniciativa privada están la mayoría de militantes de la derecha mexicana.

TANTO SLIM como Larrea son empresarios prácticos, comprometidos con el desarrollo del país y, sobre todo, con el bienestar de los sectores más  marginados de la población. Apoyar al gobierno más que criticarlo y tratar de crear ambientes terroristas, los líderes de empresarios están dando una lección de compromiso. Ojalá en este ambiente se fortalezca esa relación.

Las víboras andan inquietas, pero muy contentas.

HASTA AYER Quintana Roo sumaba ya 25 personas contagiadas con Covid19. Esta cifra coloca en el top 10 de los estados con más casos en el país pero considerando el gran flujo de visitantes extranjeros y que contamos con el aeropuerto internacional más importante del país y segundo nacional, es una cifra muy óptima. Las cosas podrían estar peor, muchísimo peor.

SIN EMBARGO, las políticas del gobierno del estado, encabezado por el gobernador Carlos Joaquín González, han dado buenos resultados para estrechar un cerco a la expansión del virus. Falta mucho por hacer y más acciones qué implementar, pero los resultados podrían ser peores si no se lleva ese meticuloso trabajo del sector salud estatal y federal. Aislar desde el primer momento a las personas que tienen síntomas, seguir el mapa de contagios y relaciones, ofrecer información oportunamente, han sido buenas decisiones.

Y SI CONSIDERAMOS que la mayoría de contagios han sido en Cancún, mientras que en Solidaridad solo dos y el resto prácticamente no los hay, por el momento, es un buen comienzo a pocos días de que se anunció la segunda etapa de la contingencia.

La OMS espera que en 40 días comiencen a descender las cifras en el mundo y para entonces, si todo va bien, Quintana Roo habrá tenido buenos resultados. Sin echar las campanas al vuelo, pero vamos bien. Las víboras siguen en el nido, aisladas, informadas y en espera de mejores horizontes de salud.

EN EL PASILLO de la Comisión Federal de Electricidad de la Ciudad de México merodea un rumor cada vez más fuerte de bajar tarifas y condonar, en algunos casos, los recibos de luz eléctrica durante estos días de la cuarentena. Las lenguas viperinas nos informan que el anuncio lo haría en próximos días el presidente Andrés Manuel López Obrador, junto con otras
medidas. Ojalá.

NIDO DE VÍBORAS