PUERTO MADERO: Aplicar las leyes para frenar rapiña

263
Young woman shopping in grocery store. Mature woman checking food label in supermarket. Latin woman holding shopping basket and choose a product in supermarket.

RUBÉN TORRES JIMÉNEZ

Los llamados a saqueos en centros y establecimientos comerciales son cada vez más inminentes, si es que las autoridades preventivas no se ponen avispas, de seguro se convertirá en la quinta ola, más la desesperación de las familias y el desempleo, se convertirán en un caldo de cultivo de descontento, un virus más desquiciante y violento que el COVID-19 o Coronavirus.

En el estado de México, una de las entidades más pobladas del país, ya iniciaron las acciones ilícitas, encabezadas principalmente por jóvenes o vagos sin oficio ni beneficio, unos identificados como los azuzadores de los saqueos de 2005, cuando nos atacó la influenza, sí ellos logran asociarse para cometer fechorías y habitantes no se unifican, las consecuencias sociales pueden ser desastrosas.

Este tipo de actos ilegales de acuerdo con el vicepresidente de la Barra Mexicana de Abogados (BMA), Víctor Olea Peláez y el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en retiro, José Ramón Cossío, se puede evitar si el presidente Andrés Manuel López Obrador decreta la aplicación del artículo 183 de la Ley de Salud Federal y no esperar “toques de queda’’.

Ese tipo de movilizaciones de rapiña, también ocurrieron en la Ciudad de México, donde las
autoridades capturaron algunos responsables, los cuales, de acuerdo con la Fiscalía general capitalina, están tratando de repetir su hazaña, pero ahora en un clima de pánico porque gobierna un presidente de “apapachos, abrazos y besos’’ que no va a utilizar la fuerza pública.

Andrés Manuel López Obrador, que trae otros datos sobre cualquier problema que surja en México o con sus expertos, brujos y estampitas, forjador del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), ha replicado ese modo de gobernar en varias entidades, en congresos locales y presidencias municipales de MORENA en el país, que aplica con su “biblia’’ del perdón.

Esto es, no hacer nada contra los maleantes del fuero común, mientras se dan manga ancha en toda la nación y no se diga de los grupos del crimen organizado y narcotráfico, mismos que están de plácemes, debido a que, si detienen alguno de sus líderes, basta con solo una llamada y obtener el indulto para evitar el baño de sangre, según López Obrador.

Esperemos que, en los gobiernos de los 32 Estados, actúen en contra de actos vandálicos
y rapiña que pueden sumarse a los temores ya latentes contra la enfermedad y el fantasma del desempleo, ahí es donde debemos observar si valió la pena endosar el sufragio a su favor que los obliga a proteger a todos los mexicanos.

López Obrado ya fue superado por algunos gobernadores como Jalisco, Michoacán e incluso
la Ciudad de México, con Claudia Sheinbaum, quienes dieron pasos al frente y no hacia atrás para atacar de frente, no de lado, las consecuencias y secuelas que dejará el coronavirus, todo esto a favor de la salud, trabajo y seguridad de los habitantes.

La situación en los 11 municipios de Quintana Roo, no es la excepción porque la Fiscalía General del Estado, investiga vía policía cibernética 40 sitios donde se azuza a saqueos en los centros comerciales y departamentales, de estos, nueve se ubicaron en los municipios de Othón P. Blanco, 24 en Benito Juárez (Cancún), cuatro en Solidaridad (Playa del Carmen).

Dos en Isla Mujeres y uno en Bacalar, se espera que las autoridades, como dijo el gobernador Carlos Joaquín González, se están integrando las carpetas de investigación, pero meten ruido, porque esa mezcla de factores de angustias, si altera el producto que puede detonar en el desorden, pese a que se está negociado con casi 500 empresas no haya despidos.

El jefe del Ejecutivo quintanarroense, muestra buenas intenciones al respaldar a los trabajadores que hayan sido despedidos de forma injustificada en la defensa de sus derechos y lograr obtener al menos una indemnización decente para irla llevado, porque se prevé que, si todo va bien, será hasta septiembre u octubre cuando se pase a la fase de la recuperación económica.

La solidaridad que demanda el gobernador de Quintana Roo, no se está palpando en Cancún y Cozumel, donde la Procuraduría Federal del Consumidor, tuvo que sancionar a los supermercados de Chedraui y Soriana, simplemente porque por sus pistolas incrementaron los precios del huevo y el arroz.

El cierre de 34 hoteles en plena temporada de asueto elevó el número de despidos, cifra que aún no ha sido cuantificada, aunado al cierre de restaurantes, bares o establecimientos recarga todavía más el peso de la desgracia de los trabajadores en Quintana Roo y 31 entidades federativas más.

Todo esto tendrá que llevar a una postura de “solidaridad’’, esa palabra utilizada hasta para
saquear. Veremos si los más de 120 millones de mexicanos asumen el espíritu de la palabra, porque políticamente ya no se compra tan fácil, las asociaciones hoteleras y empresariales están en problemas y no se sabe cuánto tiempo aguanten.

Así el coronavirus que llegó de China, en lugar de disminuir se ha diseminado, con consecuencias letales en algunos países de Europa, Asía y América del Norte, en México, la situación no es nada alentadora, mientras los “malosos’’ conspiran a través de las redes sociales para perpetrar ilícitos, que puede ser aprovechado por grupos políticos con sed de venganza desde julio de hace 2 años.