Mejora la tecnología en uniformes 

227
  • El futbol ha evolucionado tanto que las marcas deportivas tampoco podían quedarse atrás.

Francisco Esquivel / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El futbol ha evolucionado tanto que las marcas deportivas tampoco podían quedarse atrás.

Cada cuatro años, el Mundial presume de nuevos tachones, balones, reglas (a veces) y por supuesto indumentarias que tan solo en los últimos 30 años pasaron de ser hechas de algodón a ser forjadas por un hilo de PET, obtenido de las botellas.

Además de los avances que la vuelven sustentables, la tecnología también ha ido pensando en el bienestar del futbolista, pues comenzaron dándoles una playera que no pesara el sudor y actualmente arman “trajes” a la medida con escáneres 3D que les permiten tener el mejor rendimiento dentro del rectángulo verde.

Italia 1990

En la mayoría de las marcas deportivas, el Mundial de 1990 fue el inicio del camino hacia los materiales actualmente se utilizan en las indumentarias, pues ese año comenzaron a fabricar las playeras con menos algodón para darle paso a las telas inteligentes que se tienen hoy en día.

Adidas brilló en ese Mundial con atrevidos diseños en los jerseys, resaltando los de Alemania y Colombia, que utilizaron líneas y rombos con colores llamativos que resaltaron del básico modelo de sus uniformes.

Estados Unidos 1994

Las principales marcas del mundo dejaron totalmente el algodón para abrirle paso al poliéster, que se convirtió en la base de las telas que en estos días presumen las firmas más importantes.

A la par de Adidas llegó Umbro que se encargó de vestir a Brasil.

Después del primer ataque, la marca de las 3 estrellas regresó con los atrevidos diseños en los que utilizaron cubos para formar figuras en el pecho de algunas de sus indumentarias, aunque chocaran con los colores oficiales de cada Selección.

Francia 1998

En esa Copa del Mundo llegó a la carga Nike para empezar a competir a la par de Adidas. La firma estadounidense se hizo del patrocinio de Brasil, para dar un golpe de autoridad.

Las telas no tuvieron mayores modificaciones, pues se utilizó prácticamente la misma base de poliéster que se implementó 4 años atrás.

Ahora Adidas volvió a brillar con el uniforme de Francia, que fue más sobrio en comparación con los anteriores, pero le introdujo un sutil cuello tipo polo que lo volvió más atractivo.

Corea/Japón 2002

El Mundial de 2002 vio una de las playeras más atrevidas, pero también de las más incómodas para los jugadores.

Tanto Nike como Adidas lanzaron una tecnología similar con la que hicieron de 2 jerseys, uno. Esta consistía en tener una tela delgada como ropa interior de la playera, que sirvió para que el sudor se quedara solo en la primera capa.

Sin embargo, esa tela, ya mojada, era difícil de maniobrar. Además, Nike tuvo jersey híbrido con malla en algunas partes de la indumentaria.

Alemania 2006

Con vistas en que la indumentaria se convirtiera en un arma para mejorar el rendimiento de los futbolistas, para el Mundial de Alemania 2006, Nike utilizó la tecnología Sphere Dry, que poco a poco le dio paso a la conocida Dri-Fit que hoy utiliza.

Esa herramienta permitía la rápida evaporación de los líquidos para evitar que el peso en la casaca fuera excesivo o que se volviera incómoda, pues su tecnología evitaba que esta se pegara al cuerpo.

Sudáfrica 2010

El Mundial de Sudáfrica vio nacer uno de los cambios más importantes en la historia de los uniformes, pues para el 2010 Nike anunció que 9 Selecciones nacionales utilizarían un jersey hecho 100 por ciento de PET.

Las playeras fueron tejidas con un poliéster reciclado de botellas usadas, que fueron derretidas para poder sacar el hilo.

Por su parte, Adidas compitió dándole una arma a las Selecciones que patrocinó a través del llamado TechFit, que se caracterizaba por tener una gran X en la espalda hecha de un poliuretano termoplástico que tenía como objetivo reducir la resistencia al correr gracias al apoyo que le daba a los músculos.

Brasil 2014

Uno de los principales avances para este Mundial corrió a cargo de Nike que se atrevió a perforar sus playeras, con el fin de favorecer ventilación en ellas.

Después de una serie de pruebas con las que encontraron qué zonas del torso necesitaban refrescarse más, la firma estadounidense hizo agujeros cortados con láser debajo de los brazos para que pudiera circular mejor el aire.

En cuanto a otras marcas, Puma, hermana de Adidas, utilizó cápsulas de gel para que el jersey se adhiriera más al cuerpo del futbolista y no fuera tan fácil de ser frenado por un jalón de camiseta.

Rusia 2018

Después de construir playeras sustentables llegó la hora de volver a pensar en el futbolista.

Tras las innovaciones de 2014 hechas por Nike, Adidas también sacó sus jerseys de materiales reciclados y después volteó a ver la materia prima del futbol.

Es por eso que para la pasada Copa del Mundo, la firma alemana escaneó a la mayoría de sus jugadores para presumir en Rusia la tecnología 3D, pues a través de esos escáneres moldearon las camisetas  a la contextura de los jugadores, con el fin de adherirse mejor a su cuerpo, haciendo énfasis en los músculos, pues al sostenerlos se retrasa la fatiga.