Pide CEM a empresas defender a empleados

288
  • La Conferencia del Episcopado Mexicano exhortó a empresarios, mujeres y hombres católicos a no despedir a sus trabajadores en esta crisis sanitaria por coronavirus.

RUBÉN TORRES

CANCÚN, Q.ROO.- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) exhortó a empresarios, mujeres y hombres católicos de negocios a que entiendan que todos estamos en la misma barca, a consecuencia del coronavirus (Covid-19).

“Algunas empresas empiezan a decir a obreros y empleados que tal vez no puedan continuar, otras están esperando una estrategia del gobierno federal para actuar, pero ninguno da signos de luz”.

En una carta pastoral enviada a las arquidiócesis y diócesis del país, que incluye a la de Quintana Roo, entidad donde el principal recurso de ingreso es el turismo, se les invitó a difundir el mensaje de consuelo y esperanza que envió el Papa Francisco’ el pasado 27 de marzo.

“Por más necesitados que estemos, recordemos que estamos llamados a vivir honestamente; todo robo, acto de rapiña, desprecio, abuso o discriminación hiere al pueblo entero e impide que superemos las crisis, haciendo más profundo el abismo.

Suben despidos injustificados; atienden quejas

“Estamos en la misma barca, nadie se salva solo; en esta barca está también Cristo, quien no se desentiende de la situación de peligro, sino que espera de nosotros, como discípulos llenos de humildad, una respuesta de fe adecuada al momento que estamos viviendo”.

En la carta, la CEM agregó que, ante los embates del coronavirus, el gran desafío de la economía y el desaliento de muchas personas y familias que ya están sufriendo por el miedo la enfermedad y a la muerte, se debe otorgar no solo esperanza, sino certeza.

“Hay quienes prefieren ver sufrir a muchos mexicanos, que buscar mejores estrategias económicas, y otros que pretenden dejar que se enfermen todos de una vez y se salven los más fuertes, donde se incluye no sólo a los enfermos, sino a quienes sufren ya las consecuencias del desempleo o la dificultad para acceder a servicios médicos”.

La jerarquía católica afirmó que es tiempo de unir fuerzas con mucha fraternidad y solidaridad, con la firme voluntad de ver por el bien de todos, porque todos necesitan hacerse cargo de la situación.

Estar conscientes de que para sacar al pueblo adelante, todos tendrán que desprenderse de algo.

“Necesitamos que todos los sectores de la sociedad nos sumemos, desde los más necesitados hasta los empresarios más exitosos y las autoridades civiles, incluyendo a los ámbitos intermedios de la sociedad civil: asociaciones civiles, universidades, iglesias… y superar la adversidad”.

Recuerda que quienes están al frente como responsables de comunidades, no son reyes absolutos que tienen un pueblo, sino servidores de un pueblo a quien deben rendir cuentas.