Deja Covid-19 en riesgo a transporte de carga

457
  • La extensión del periodo de aislamiento social por el coronavirus hace presas de la delincuencia a los transportistas de carga.

RUBÉN TORRES

CANCÚN, Q.ROO.- El temor invade a la industria de transporte de carga. Y todo porque la extensión del periodo de aislamiento social frente a la emergencia sanitaria por coronavirus los hace presas de la delincuencia.

El robo a los camiones que llevan mercancía por toda la República Mexicana había mostrado una tendencia a la baja en los recientes nueve meses, pero la Asociación Nacional de Empresas de Rastreo y Protección Vehicular (ANERPV) prevé que la situación se revertirá en medio de la contingencia.

Los estados que se ubican en las zonas centro, occidente y sureste del país, donde la proveeduría es esencial para abastecer diversos sectores, como Puebla, Veracruz, San Luis Potosí, Guanajuato, Estado de México, Jalisco, Quintana Roo o Yucatán, tienen alta demanda de consumidores y debe surtirse al 100 por ciento en estos días de contención de la propagación del virus.

El peligro está latente, pues ante la pérdida de empleos por el cierre temporal o definitivo de negocios, y la falta de ingresos, las cargas de alimentos y productos de primera necesidad serán especialmente deseados por los delincuentes.

Desinfección obligada en transporte público

La ANERPV observa altamente probable que los atracos a los vehículos de carga originen incrementos en los precios de productos, no sólo por el costo directo del robo, sino también por la generación de un estado de pánico que fomenta especulaciones y distorsiones sin fundamento en la oferta y la demanda.

Tomando en cuenta “los picos” registrados en la época de mayor inseguridad, el incremento podría ser desde un 30 hasta un 50 por ciento, estimaron los especialistas de la Asociación, que está integrada por 45 empresas líderes en la vigilancia satelital de unidades de transporte de carga.

Por lo tanto, los próximos 60 días serán vitales, cuando la economía del país baje de nivel, se incremente la demanda de productos básicos a bajo precio como alimentos procesados, medicamentos, de higiene personal, calzado y ropa, y justo ahí, el “mercado negro” se dinamiza para vender lo robado o apócrifo.

Sobre los saqueos que se han registrado en diversas zonas del país, paralelos a la crisis sanitaria derivada del Covid-19, la ANERPV sostuvo que la industria de la seguridad privada coadyuva con las autoridades estatales y federales para el eficiente resguardo de instalaciones, información, activos y mercancías.