NIDO DE VÍBORAS

492

Por Kukulkán

LAS MEDIDAS de cerrar avenidas y vialidades importantes en la ciudad de Cancún son
muy asertivas. Es momento de tomar decisiones cuando los contagios han crecido
exponencialmente en los últimos 15 días. Impedir que la gente se concentre en lugares,
obviamente las playas son la principal zona donde hay mayor cantidad de personas, es
algo que causa desconcierto y enojo entre la población pero es necesario para evitar que
se descontrole la línea de contagios.

MUCHAS VÍBORAS burlonas han salido a decir que va contra los derechos humanos.
Y tal vez sí tengan razón, si estuviéramos en una situación no emergente como la que
vivimos. Por eso es tramposo recurrir a los artilugios de los derechos humanos pero
enviar esos mensajes desconcertantes pone en peligro el aislamiento para evitar más
contagios.

A QUIÉN no le va a molestar que por donde normalmente vamos o a donde
frecuentemente acudimos, como las playas, que te impidan el paso, inclusive que
te saquen del mar, eso sí calienta mucho. Pero de eso a que sea una violación de
los derechos humanos hay un abismo. El contexto del Covid19 nos deja a todos los
ciudadanos como entes de una sociedad donde la autoridad dicta normas para acatarlas
en estos tiempos de crisis y donde la vida de las personas está en riesgo. Las víboras no
han ido a la playa y andan malhumoradas con las autoridades, pero paulatinamente se
entenderá como un bien común.

AHORA QUE Nuevo León anunció el fin de semana la aplicación emergente de ley seca
hasta el 30 de abril se han volatizado los alcoholes por todas las entidades y Quintana Roo
no es la excepción. Muchos han hecho compras de pánico en las vinaterías y centros
comerciales de bebidas embriagantes. El encierro, a algunos, los trae muy creativos y
comienzan a difundir que la ley seca se aplicará en nuestra entidad, pero hasta ahora
todo marcha normal en cuanto a las restricciones que todos conocemos desde hace
tiempo.

LA APLICACIÓN de la ley seca se hace porque el alcohol envalentona a grandes sectores
poblacionales a la desobediencia y es más fácil salir a la calle, como si el virus no rondara
nuestras vidas. Por eso es mejor vivir en la abstención por ahora y celebrar después. El
consejo de las víboras es que pronto pasarán estos momentos en donde debemos asumir
las recomendaciones de las autoridades. Son asuntos colectivos y no individuales, hay
que cooperar.

ES LAMENTABLE lo que pasa en otras entidades contra las enfermeras y médicos
que atienden casos de Covid19. Bajarlos de un autobús o impedir abrir un hospital es
producto de la ignorancia humana en tiempos de emergencia de salud. Muy lamentable
y vergonzoso. En Cancún, afortunadamente, no se han dado estos brotes salvajes por
parte de la ciudadanía.

HAY QUE ser conscientes del trabajo de los médicos. Claro que están expuestos
pero ¿qué tal si es usted el enfermo? Sería capaz de besarle la mano aunque lo
contagie. Los trabajadores de la salud son nuestro gran valor ante esta pandemia.
Apoyemos, entendamos que en este barco vamos todos y ellos, por ahora, en estas
circunstancias, son piezas claves, los soldados de combate. Seamos solidarios, dicen
las víboras de este nido.

NIDO DE VÍBORAS