NIDO DE VÍBORAS

274

Por Kukulkán

BUENAS NOTICIAS llegan del centro neurálgico del poder del Senado de la
República. Sin excepción, todas las fuerzas políticas condenaron enérgicamente cualquier agresión, descuido y desatención hacia los integrantes del sector salud, público o privado. Exhortan a las autoridades federales, estatales y municipales para dotar al personal de salud de equipo e insumos necesarios y a que se intensifiquen las medidas de seguridad en instalaciones hospitalarias para proteger su integridad física.

LOS ÓRGANOS de gobierno del Senado de la República estarán atentos al cumplimiento de todas aquellas medidas encaminadas a superar esta crisis sanitaria y alertar acerca de cualquier deficiencia o insuficiencia que obstaculice o burocratice la atención de la pandemia y su solución lo más pronto posible.

LAS AGRESIONES al personal de salud se han repetido en diversos hospitales, y los reclamos de médicos y enfermeras por falta de insumos y equipos para realizar su trabajo. No debemos olvidar que estamos en guerra contra un enemigo invisible y altamente contagioso, y ellos, médicos, enfermeras y paramédicos están en las primeras trincheras. Sin ellos perdemos la guerra y, eso, hasta la víbora más venenosa de este nido, lo sabe.

LAS VÍBORAS desde que inició la contingencia por el virus del Covid-19 andaban insistentes con que la constante ingesta de alcohol fuerte evitaba el coronavirus.

Hágame el refrabón cabor. Dale, y dale, y dale todo el tiempo que necesitaban su alipús, tipo borolas, para sobreponer a los contagios, pero hasta ahora la Organización Mundial de la Salud emitió un boletín en el que dice tajante: “el miedo y la desinformación han generado un mito peligroso de que el consumo de alcohol de alta concentración puede matar el virus que causa el Covid-19. No es así”.

ASÍ QUE el nido ya se quedó tranquilo. Las cifras indican que en Europa mueren un millón de personas, al año, por alcoholismo. Así que si usted anda engallado como las víboras pues va por muy mal camino. El alcohol no cura el Covid-19, ni es el pretexto perfecto para andar con el mariachi a distancia. Las víboras ya duermen tranquilas.

AHORA QUE se puso de moda estar de ocioso en internet, nótese el sarcasmo venenoso, resulta doblemente preocupante que el buscador Google no tenga en los primeros lugares historias, reportajes, leyendas, entrevistas sobre los 50 años de Cancún. El santo patrono y veterano buscador es un medidor de cómo andan las cosas en materia de comunicación en temas. Si usted escribe “cancun 50 años” aparecen notas viejas anunciando el aniversario.

LO PEOR es que en primer lugar de las búsquedas aparece una nota del diario “Excélsior” de una conferencia de prensa de Hermelinda Lezama del 22 de enero, aunado después a un sitio oficial del evento que parece un catálogo de esquelas de diversos eventos que ya no se realizarán. Tuvieron las autoridades de hacer un recuerdo digno, al menos por internet, y ni siquiera fueron capaces de reinstrumentar una estrategia de comunicación digital. Las víboras cascabeleando.

NIDO DE VÍBORAS