Genera crisis incertidumbre en hipotecas

211
  • Para acceder a los programas de apoyo hipotecario por la pandemia del Covid-19 se debe estar al corriente en los pagos de la vivienda.

NALLELY HERNÁNDEZ / AGENCIA
CIUDAD DE MÉXICO.- Carlos es uno de los muchos trabajadores que se ha confinado en su casa viviendo con un salario reducido y una hipoteca a cuestas.

Aún es empleado de Liverpool, donde antes de la pandemia ganaba 4 mil pesos quincenales, de los cuales le descontaban mil 400 por un crédito de 360 mil pesos que le otorgó el Infonavit hace 4 años.

Sin las comisiones por ventas, Carlos tiene mil 800 pesos quincenales de sueldo base, más un apoyo de mil pesos mensuales que le dará la tienda.

La medida se quedará corta para el tamaño de sus gastos y, aunque el Infonavit anunció una serie de medidas para mitigar el impacto por el Covid-19, duda que alguna se adapte a sus necesidades, pues no puede acceder al seguro de desempleo y para ser beneficiario de baja salarial, la empresa lo tendría que solicitar.

Viven drama para pagar hipotecas

Según el Sistema Nacional de Indicadores e Información de Vivienda, de los 34 mil 888 créditos para adquirir vivienda otorgados en enero, 13.75 por ciento fue para empleados con ingresos menores a 6 mil 900 pesos mensuales.

Juan Kasuga, director de Creditaria en México, recomendó a quienes tienen una hipoteca vigente tomar medidas para garantizar el pago, pues para acceder a los programas de apoyo se debe estar al corriente.

“La gente debe tener en mente que su vivienda está en garantía, es muy riesgoso que dejen de pagar”, acotó.

Además del despido, las empresas aplicarán medidas como reducción de salarios, en algunos casos de 30 por ciento, que es el que se recomienda destinar para una hipoteca.

La banca comercial alista una serie de medidas también ante el impacto en los ingresos de la gente y pérdida de empleo, aplicable a todos los cajones salariales.

Enrique Margáin, director ejecutivo de Crédito Hipotecario y Automotriz en HSBC, explicó que uno de los sectores que más ha aprendido de las crisis es el hipotecario y, por ejemplo, los seguros de desempleo están presentes desde la crisis del 2008-2009, cuando los bancos enfrentaron el impago de los créditos.

Al momento no hay una estimación del número de clientes que podrían ser atendidos con las medidas anunciadas, comentó, pero se anticipa que sea a partir de abril cuando empiecen las solicitudes.

“Esto lo veremos reflejado en sectores más afectados, como los vinculados con el turismo; todo lo que tiene que ver con ventas, por ejemplo el automotriz, lo veremos muy pronto, en abril y mayo, y otros sectores más adelante”, puntualizó.

Las medidas están previstas para un plazo de seis meses, pero la banca tiene opciones donde el cliente puede negociar una reducción de hasta 50 por ciento de su mensualidad a cambio de aumentar el plazo de vida de su crédito, explicó el directivo de HSBC.

Kasuga recomendó negociar directamente con las instituciones, pues aunque las medidas son positivas resultarán insuficientes en algunos casos.

“El banco no sabría qué hacer con tanta recuperación de vivienda, están interesados en proteger el préstamo, proteger el dinero que otorgó en un crédito”, consideró.

Te puede interesar: Viven drama para pagar hipotecas