NIDO DE VÍBORAS

249

Por Kukulkán

ESTÁN MUY desesperados decenas de argentinos desde hace un mes porque las
autoridades del gobierno de Argentina no les hacen caso para regresarlos a su país.

Y más que hacerles o no caso el problema radica en las promesas incumplidas de
Felipe Solá, ministro de Relaciones Exteriores de Argentina. Les ha dicho que ya se
“solucionó”, pero no les dice cuándo.

EN ESTE nido creemos que el funcionario argentino sólo da largas a sus paisanos,
quienes, por el contrario, están muy agradecidos con la Secretaría de Turismo de
México y varios ciudadanos que le han brindado hospedaje y apoyos durante su
estancia. La fraternidad de Cancún es tradicional, y esta no es una excepción.

ES UNA lástima que a estas alturas sigan personas fuera de sus países. Muchos han
regresado, desde los cubanos que hicieron un motín en el aeropuerto, alemanes y
brasileños, pero los argentinos siguen sin obtener respuesta positiva de su gobierno.

Nos imaginamos los momentos de desesperación que viven y el abandono que
sienten, a pesar de la calidez de varios mexicanos. Somos muy solidarios con
todos los países y Argentina no es la excepción. Por lo pronto las víboras de aquí le
manarán cascabeles al ministro Felipe Solá para que no se haga que no ve.

LAS VÍBORAS ociosas de estos días se pusieron a ver los tuits publicados por el 50
aniversario de Cancún y hay muchísimos muy conmovedores de agradecimiento.

Muchas familias completas, con hijos, padres, nietos y abuelos, cuentan sus
historias vividas en esta tierra y mar. Un lugar de forasteros, de migrantes y de
personas que después de muchos años buscando dónde asentarse encuentran
sustento y buen recibimiento en la zona maya. Hasta un libro saldría de esas
historias.

MUCHAS MUESTRAS de personas solidarias se están dando a lo largo y ancho de
Cancún. No se necesita ser millonario para compartir u ofrecer un plato de comida
caliente a quien más lo necesita. Los hay desde los actos inhumanos que avientan
cloro a médicos, hasta taxistas y personas que sin más comenzaron a entregarles
comida a los doctores y enfermeras de las clínicas. Actos de amor, puros.

LAS VÍBORAS nos hemos enterados de muchos súper héroes cancunenses que con
sus acciones ponen a funcionar esta sociedad en tiempos difíciles del Covid-19.

Estén atentos a nuestra edición digital en donde estaremos contándoles historias
de estas loables y nobles personas. Es, en verdad, digno de hacerles un homenaje
con todas sus letras y este puede darse con la difusión de sus actos. Van, vienen,
compran y regalan con la insatisfacción de que nos les alcanzó todo lo que se
habían propuesto pero que lograron ayudar.

LAS NECESIDADES son muchas, pero también estos héroes sin capa. O al menos
ese tipo de héroes que nos vendieron como tales en los medios de comunicación y
resultaron de pacotilla, porque en estos momentos hay muchos en Cancún. Desde
empresarios millonarios hasta personas con algunos excedentes que destinan a
ayudar. Así que las víboras se sienten estimuladas con estas muestras de afecto y
perseverancia que nos hacen menos difícil la actual situación del Covid-19. No
estamos solos, hay muchos héroes alrededor.

NIDO DE VÍBORAS