Temporada de Pitayas tiene reto en coronavirus

3788
  • Aunque el viento sopló a favor de la cosecha de pitayas este año, la contingencia sanitaria por el coronavirus será un desafío para su venta. 

ÁLVARO GARCÍA / AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA, Jalisco.- El viento sopló a favor de la cosecha de pitayas este año, pero contingencia será un desafío para su venta.

Los productores de la cactácea enfrentan un doble reto en los próximos días, el primero que fueron trasladados al Jardín Mexicaltzingo, a dos cuadras del que era el tradicional encuentro, en Las Nueve Esquinas.

Por otro lado, darle salida a 800 toneladas de fruta que se cosecharán en los próximos dos meses tan solo en Techaluta, de acuerdo con Ricardo Navarro, Coordinador Técnico de Productores de Pitaya de dicho Municipio.

“Las condiciones climáticas fueron favorables y este año habrá 10 por ciento más de pitayas que el año pasado. Si tomamos en cuenta qué hay 300 hectáreas de pitaya en Techaluta y cada una tiene, en promedio 700 pitayos, se puede cosechar hasta 5 mil 500 frutos en un día de privanza (periodo de máxima producción que abarca nueve días), y a todas hay que darle salida.

“Es muy importante las ventas en Las Nueve Esquinas y Zapopan, porque ahí se mueve el 70 por ciento de nuestra producción.

“Estamos haciendo pruebas con el Instituto Tecnológico de Tlajomulco para deshidratar y pulverizar la pulpa, en caso de que no se venda la fruta, para así poderla aprovechar más tarde en dulces, panes, mermeladas, gelatinas y más, con solo rehidratar”, adelanta Navarro.

La temporada de pitaya arrancó la segunda quincena de abril, se extenderá hasta la segunda de junio, y será la tercera semana de mayo cuando se tenga la mayor cantidad de frutos por la maduración natural de las cactáceas.

Uso obligado de cubrebocas y el establecimiento de dispensadores de gel antibacterial se hicieron norma entre los 25 puestos con licencia, 27 menos que en 2019, establecidos todos los días en el nuevo domicilio, desde las 9:00 horas hasta las 17:00.

“Ofertamos la reubicación en diferentes puntos de la Ciudad, entre ellos el Parque Morelos, el del Refugio y el Mercado de Abastos, para no privarlos de su venta pero sin estar tan juntos como en Las Nueve Esquinas.

“Llegamos al acuerdo de ubicarlos en el jardín Mexicaltzingo, para estar cerca del punto original de venta, pero ahí no caben los 52 comerciantes que hay en el padrón, porque debían tener una distancia entre ellos de mínimo cinco metros, y como la mayoría de ellos son familias o tienen dos o tres puestos, ellos escogieron qué puestos podían prescindir para sacar su producto de todas formas”, puntualiza Blanca Estela Valdez, directora de Tianguis y Comercio en Espacios Abiertos de Guadalajara.