NIDO DE VÍBORAS

843

Por Kukulkán

CORRUPCIÓN Y más corrupción en el Ayuntamiento de Benito Juárez. Hermelinda Lezama no tiene llenadero, dicen las víboras que soltamos estos días para investigar lo que está pasando con el negocio de la basura, concretamente en el organismo descentralizado denominado Solución Integral de Residuos Sólidos (Siresol). Nos hemos quedado boquiabiertos y boquiapendejados de cómo para robar ni quien les gane. Puros pillos de doble espolón para darle “resultados” a Lezama, a quien ya conocen como “la diezma” (si bien te va), quién sabe por qué.

COMO POCOS se fijan en la basura han hincado el diente desde que llegaron para sangrar a Siresol, hasta dejar esquelética y anémica la estructura. Roban y roban sin piedad según nos han informado estás viboritas. Resulta que quien controla todo es el oficial mayor, Héctor Contreras Mercader, quien es una persona de todas las confianzas de Hermelinda.

TODO COMIENZA con los nombramientos. Por ejemplo, han cargado la nómina de Siresol con gente de “confianza” y “afín” a los negocios de Contreras Mercader (entiéndase enviado de La Diezma porque de otra manera no podría operar tan abiertamente), quien puso a Antonio Chambe de la Torre como comisionado y al cuñado José Borges, quien cobra con salario de coordinador. Pero además permite trabajar coordinadamente en el jugoso negocio de la basura.

LAS VÍBORAS nos informaron que otra de las aviadoras en este organismo es la suegra Wendy Patricia Pérez Amaro, quien recibe su salario sin siquiera presentarse en la oficina. (Las víboras reclamaron por un empleo así). Pero estos aviadores sólo son para tapar información. El asunto es que el director, Eracleo Morales, es sólo un títere del oficial mayor, perdón de la alcaldesa Hemelindita, quien decide qué empresas se contratan y cuáles no. Obvio, todas tienen que pasar por la aduana.

LO QUE ESTÁ en juego en este enorme negocio de la basura controlada desde el Ayuntamiento de Benito Juárez son centenas de millones de pesos que pasan del fideicomiso para la empresa Ecoxx, la cual se encarga de la recolección y la cual tiene muy contenta, quién sabe por qué, a la alcaldesa Hermelinda, cuando es deficiente en el servicio a la sociedad cancunense. Lo cual, obvio, triste realidad descubierta por nuestras víboras más venenosas, les importa un carajo. Ya saben ellos están enfocados en lo que les deja mensualmente a sus bolsillos particulares y son millones de pesos.

QUINTO LUGAR de contagios para Cancún, Quintana Roo, no está nada mal. Más si la bellísima Zona Hotelera está desértica, las calles principales prácticamente con poca circulación y las regiones populares viven en un estado de terror como si nada pasara alrededor. El quinto lugar que tiene Cancún en cuanto a contagios, considerando densidad demográfica, en verdad es un buen sitio porque las medidas del Ayuntamiento han sido entre pésimas y muy malas para evitar la propagación del virus. Ni siquiera sanitizan mercados o plazas públicas. ¿Qué es eso?

LAS VÍBORAS andan muy incrédulas porque apenas comenzamos el disparo de contagios de hace 14 días, es decir de los efectos de las vacaciones de semana santa que en Quintana Roo nos comportamos ejemplarmente. Incrédulas porque hasta mediados de mayo la curva de contagios se disparará y esperemos que Cancún se mantenga en el quinto, sino hay que encender los focos rojos de alarma. Aquí veremos la efectividad del gobernador Carlos Joaquín y su mozo escudero, el “rambo tijuanense”.

NIDO DE VÍBORAS