NIDO DE VÍBORAS

299

Por Kukulkán

HAY QUE tener mucho cuidado con lo que leemos y vemos en redes. Antier una usuaria publicó una foto en perspectiva de la sala 4 del Aeropuerto Internacional de Cancún en la que se veía, hasta el final, una persona tirada en el piso. Nada anormal, hasta que esta señora escribió un texto en el que aseguraba que el pasajero murió de Covid-19 unas horas antes de abordar su avión. Ya sabrá, causó un pánico inmediato entre miles de cancunenses que todo se creen, por eso hay que observar, volver a observar y no creer hasta que le demuestren lo contrario.

ASÍ QUE quienes vimos esa foto sentimos que en cualquier momento iban a
comenzar a caer las personas unas tras otras infectadas de coronavirus, estilo los países de América Central. ¿Qué era eso? ¿Algo nos ocultan?, “voy a conseguir gasolina para quemar los cadáveres y no contagiarnos más”, escribían y escribían antes los ojos estupefactos de las serpientes. Hasta que llegó una persona, como bajada del cielo, a escribir: “disculpen, pero esa persona quiso subir al avión y no lo dejaron porque venía hasta las manitas de pedo. Así que el señor en su gran parranda se echó un cocodrilito en la sala 4 del aeropuerto”

ÚLTIMAMENTE HEMOS recibido varios mensajes de hoteleros y empresarios del sector turístico para anunciar aperturas en los primeros días de junio, incluido por supuesto la apertura de vuelos internacionales en el aeropuerto. Sabemos de la desesperación por no caer más en el precipicio de las pérdidas, de la necesidad de crear ese ambiente de que todo se solucionará pronto y de que el turismo se reactivará por decreto. En este nido celebramos esos mensajes porque inevitablemente nos llevará a una reactivación, tal vez no como lo conocíamos ni como eran antes los servicios de turismo, sino con algunos cambios. La era del Covid-19 apenas comienza. Las víboras andan desesperadas por meterse al mar pero ya ven que el proceso será muy gradual y muy distinto. A guardar el cascabel.

NOS LLEGAN noticias del estado de México, no de Alfredito Del Mazo, ni de esos alacranes mexiquenses de colita aterciopelada, sino de uno de los mayores que le importó un comino reunir públicamente a personas, en grupos de 50 en 50, para realizar un programa del Senado de la República. Sus compañeros le han reclamado pero el texcocano ha atinado a contestar que “las reuniones presenciales eran indispensables y que van más allá de la salud”. Leyó muy bien, está entrecomillado y así lo dijo tal cual. ¿Quién cree?

ES UN SENADOR que se dice ser de Morena pero actúa como un gran priista superando en mañas al gobernador mexiquense Del Mazo, con quien tiene una gran amistad de negocios y componendas políticas. Pues ese senador es Higinio Martínez, ex candidato a gobernador, dueño de constructoras, el más faltista de los legisladores y, además, ahora con frases irresponsables que dejan a cualquier víbora venenosa boquiabierta.

IMÁGÍNESE DECIR que estas reuniones ¡son más importantes que la salud! Eso sí es ser pen… denciero y calculador. Así que ya sabe, en el mundo trácala de Higinio Martínez su vida no vale nada, su salud menos y si se muere después de la reunión por Covid-19 no se preocupe ahí le tenemos su bolsa de plástico para tatemarlo. Vaya cinismo, merece al menos un llamado de atención del Senado.

NIDO DE VÍBORAS