Sobreviviente al Covid-19 

761
  • Mardonio Uribe Castro ha salvado a miles de pacientes de la muerte, pero a finales de marzo vivió la experiencia más peligrosa de su vida.

ÉDGAR FÉLIX

CANCÚN, Q. ROO.- Mardonio Uribe Castro ha salvado a miles de pacientes de la muerte. Se ha especializado en los casos más difíciles de hipertensión, diabetes y obesidad, pero a finales de marzo vivió la experiencia más peligrosa de su vida cuando constató que dos pacientes atendidos por él con neumonía atípica resultaron algunos días después infectados por el Covid-19. Precisamente en los días cuando esta enfermedad comenzaba a despuntar en México y los contagios eran constantes.

De inmediato giró instrucciones a todo el personal de enfermería, de limpieza, a doctores y por supuesto él, quienes atendieron, tocaron y estuvieron cerca de los dos pacientes con Covid-19 para retirarse a sus casas y guardar una estricta cuarentena. “Soy asintomático”, dice con una serenidad médica recién templada en el quirófano, con el coronavirus paseándose por su cuerpo.

Ahora libra una batalla en silencio, lejos de su familia, sin tener ningún contacto social y, sólo por ser un instrumento de información serio como Luces del Siglo, accedió a dar esta entrevista porque servirá de orientación a muchas personas, a entender que es muy peligroso andar paseándose por las calles sin tomar las medidas preventivas necesarias.

La neumonía atípica está causada, en este tiempo, por el Covid-19, asegura, unas horas antes de que el subsecretario Hugo López-Gatell anunciara que todas las muertes por neumonía serán contadas igualmente por Covid-19. Su hipótesis está basada en los dos pacientes que trató en los últimos días de marzo. Ambos tenían todo el cuadro de neumonía, pero luego resultó coronavirus.

Vence al Covid-19

Desde que se aisló, dice el doctor Uribe Castro, “mi esposa sale a la calle y cuando llega se quita los zapatos, se lava las manos, se pone alcohol y se baña, para evitar cualquier tipo de contagio. Yo soy diabético, hipertenso, he estado bien en azúcar, no normal, pero aceptable. Mi presión arterial normal, me lavo las manos hasta cinco o seis veces al día. Para mí no ha sido llevar una cuarentena, para mí ha sido un descanso”.

Una cuarentena debe tomarse como un aislamiento necesario sin estar deprimido, pensar que la vida va a seguir, saber que lo hacemos para no exponer a más gente de un contagio innecesario y hay que tomar medidas preventivas antes de que empiecen los problemas, recomienda.

Para él, lo más importante es aislarse. No salir para nada. Lavarse las manos antes y después de comer. Al salir a la calle mantenerse a distancia de cualquier persona, no abrazos, no besos, una distancia normal. Es importante tener todo aseado en donde nos aislemos. Todos los comestibles hay que lavarlos principalmente los que vengan de la calle y aunque estén en la casa hay que tenernos ahí bien lavados.

En opinión del médico internista, seguro es que esta situación “se podría prolongar más allá de junio, porque estamos entrando a la fase tres y es cuando la gente se puede infectar más y va a ser muy difícil que salga porque no hemos encontrado una cura muy efectiva”.

“Muchos contagios entre los compañeros, la gente está muy asustada, muy nerviosa, muy deprimida por el problema que está pasando. Una cosa es por el Covid-19 y otra por el aislamiento que tenemos en casa”, añadió.

Pidió al pueblo en general comprender que “los médicos no causamos la enfermedad. Estamos para ayudarlos. Nos exponemos en el frente de guerra del Covid-19”.

“Sean conscientes de la importancia de apoyarnos y aislarnos para combatir juntos esta pandemia. Es importante que no salgan de sus casas y  cuando vuelvan, deben lavarse las manos, usar el gel antibacterial. Lo principal es la higiene preventiva”, recomendó.

Te puede interesar: Vence al Covid-19