En medio de pandemia, echa a andar librería móvil

464
  • Debido a que su librería a causa de la emergencia sanitaria por el coronavirus, un empresario hizo de su negocio una sucursal móvil.

REBECA PÈREZ VEGA / AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA.- Reinventarse o morir es el lema del librero Macario Zamora.

Su librería cerró hace mes y medio a causa de la emergencia sanitaria por el coronavirus, pero no se sentó a esperar y echó andar, literalmente, una sucursal móvil por las calles de la Perla Tapatía, y además lo hace con sentido social, pues busca donar, de la mano de la Universidad de Guadalajara, mil novelas a cambio de productos no perecederos para distribuir despensas entre quienes más lo necesitan.

“Éste es el tiempo adecuado para que todo mundo se ponga a leer. Tenemos todo el tiempo del mundo en casa y es la gran oportunidad de viajar a través de la lectura. Por eso decidimos sacar los libros, acercar la literatura, y sí se han creado nuevos lectores”, asegura en entrevista.

Zamora es librero desde hace 30 años. Siempre esperaba a que los lectores arribaran a El Desván de Don Quijote, ubicado en la calle López Cotilla 813 de Guadalajara, pero los clientes dejaron de llegar y tuvo que bajar la cortina, pero pronto se le ocurrió una fórmula para no perder y que sus clientes siguieran disfrutando de la lectura.

“El panorama es muy malo y se vienen días peores. Los libros no son un artículo de primera necesidad, se han convertido en un producto de lujo. Para nosotros vienen días difíciles, pero si nos ponemos las pilas podremos salir adelante”, advierte.