Transa pipas y queda libre

174
  • Un juez otorgó libertad provisional con brazalete a Luis Alberto Núñez acusado de dar anticipo de 27 mdd en un contrato de 700 pipas que no fueron entregadas.

ABEL BARAJAS / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO – Un juez federal otorgó la libertad provisional con brazalete electrónico a Luis Alberto Núñez Santander, ex subdirector de Operaciones de Pemex Logística, procesado por el anticipo presuntamente ilegal de 27 millones de dólares en un contrato de 700 pipas que no fueron entregadas.

Artemio Zúñiga Mendoza, juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, decidió el viernes sustituir la prisión preventiva justificada a la que estaba sometido desde hace 42 días al estimar que fue acreditado el arraigo del procesado en la Ciudad de México.

De acuerdo con informes del Poder Judicial de la Federación, cuando fue capturado, a Núñez se le impuso la prisión preventiva justificada, dado que antes evadió los citatorios en su domicilio para enfrentar la imputación, lo que fue interpretado como una falta de arraigo en esta capital.

En aquella ocasión, las cantidades de dinero involucradas en el contrato del que deriva la acusación se tomaron en cuenta para sostener que había riesgo de que el ex funcionario pudiera darse a la fuga.

Sin embargo, durante una audiencia celebrada ayer en el recinto judicial, el juzgador determinó la libertad provisional, así como el uso de un dispositivo de localización remota y la entrega de pasaporte.

De acuerdo con la información obtenida, esta vez el impartidor de justicia tomó en cuenta el testimonio de la pareja sentimental de Núñez Santander para justificar que éste efectivamente tiene arraigo en la capital del País.

Con esta resolución, el imputado abandonó el Reclusorio Norte, donde se encontraba privado de la libertad desde el pasado 28 de marzo.

Autoridades de la Fiscalía General de la República manifestaron su desacuerdo con la resolución judicial y adelantaron que presentarán un recurso de apelación para que sea revertida y el procesado vuelva a prisión.

La imputación contra Núñez Santander se remonta al 2013, cuando la Subdirección Distribución de la División Pemex Refinación contrató 400 carros tanque para desalojar combustóleo pesado y 300 para transporte de hidrocarburos destilados por 91 millones 197 mil dólares.

La firma estadounidense Ethan Gas Oil LLC vendió los vehículos.

Del 24 de junio de 2014 al 3 de noviembre de 2015 se suscribieron cinco memorandas de entendimiento para prorrogar o suspender el programa de entrega de la adquisición de los 700 carros tanque.

Según la FGR, estas memorandas modificaron los términos de la adquisición, pues los funcionarios de Pemex no avisaron de ellas a las afianzadoras, lo que tuvo como consecuencia que la compra quedara sin garantizar.

Las partes pactaron un anticipo del 30 por ciento sobre el monto total de la oferta, 60 días antes de la entrega de las unidades, de acuerdo al programa de entrega incluida en la propuesta técnica-económica. No obstante, Pemex Refinación pagó el anticipo mes y medio después de firmar los contratos, lo que equivalió a 27 millones 359 mil 100 dólares, pero lo más grave es que Ethan Gas Oil LLC no entregó ni uno de los 700 vehículos.