Aprovechar crisis COVID-19 para frenar ecocidio

565
  • Ha quedado al desnudo la violación de tres normas esenciales con la construcción del Hotel Grand Solaris, advirtió Julio Montenegro.

RUBÉN TORRES

CANCÚN, Q. ROO.- Ha quedado al desnudo la violación de tres normas esenciales con la construcción del Hotel Grand Solaris, que comete un ecocidio en un sitio que debe ser Patrimonio de la Humanidad, advirtió Julio Montenegro.

El diputado suplente del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) destacó el “despertar social” que ha provocado la información sobre esos hechos que atentan contra el medio ambiente.

“El gobierno y congreso del estado, el ayuntamiento de Benito Juárez y la sociedad civil, deben aprovechar el ‘aislamiento político’ al que parece estar sometido el estado de Quintana Roo, para tomar acciones al respecto”.

A través de una videoconferencia, comentó que como legislador, aunque sea suplente, y ante el silencio del Congreso del Estado, se debe emprender el camino para la recuperación del turismo en Cancún, pugnando por la prohibición de la construcción del Hotel Gran Solaris.

“No hay nada que esperar, las leyes son claras y es momento de aprovechar que no sólo Playa Delfines, sino Tajamar, Punta Nizuc e Isla Blanca sean considerados Patrimonio Mundial”.

El diputado suplente ofreció como argumentos jurídicos las violaciones a las leyes cometidas por los dueños con la construcción Grand Solaris.

La ley al detalle…

La primera es la NMX-AA-120-SCFI-2016, que expresa: “…en las playas y dunas embrionarias únicamente pueden realizarse acciones y actividades que estén encaminadas a su regeneración o rehabilitación con material sedimentario compatible con el sedimento nativo y sólo se pueden colocar camastros.

“En las dunas embrionarias y primer cordón de duna primaria no se debe realizar la remoción de sedimento y/o su aplanamiento, así como la remoción de vegetación nativa”.

 

Julio Montenegro especifica que otra violación es a la NOM-22-SEMARNAT-2003, que en su numeral seis señala: “…debe garantizarse la integridad de los humedales costeros, los ríos, la duna, la zona marina adyacente y los corales”.

De la NOM-162-SEMARNAT-2012 emana que en las playas de animación de tortugas marinas deben realizarse las siguientes medidas: “…evitar la remoción de la vegetación nativa y la introducción de especies exóticas en el habitad de animación”.

En Playa Delfines, agregó el diputado suplente, anidan las especies en peligro de tortugas Golfina, Carey y Blanca.

“Con esta argumentación, ni el gobierno, ni el congreso, ni el cabildo o el ayuntamiento, tampoco los ambientalistas, tienen impedimento alguno para actuar en estos momentos.

“Antes que el 27 de septiembre se revise el permiso otorgado por el municipio Benito Juárez y la Secretaría del Medio Ambiente a la construcción de ese hotel para frenar el ecocidio”.

En lo personal, recordó que él aprendió a nadar en Playa Delfines cuando tenía tan solo tres años de edad.

Te puede interesar: Prometen defender playas públicas, pero ¡el Ayuntamiento forma parte del proyecto Solaris!