Inagotable información sobre COVID-19

431
Cada día surgen datos duros, avances y descubrimientos sobre el coronavirus
  • En el pico de la curva se acumulan los informes y las conferencias, pero ninguno nos dice cuándo terminará la pesadilla.

FERNANDO MARTÍ / CRONISTA DE LA CIUDAD

CANCÚN, Q. ROO.- ¡Es mucha información!, suelen exclamar modosas las niñas bien, al tiempo que se llevan las manos a los oídos, cuando escuchan algo que les incomoda o les suena exagerado.

Con el coronavirus tengo casi cada día la misma reacción, y no estoy hablando de falsos rumores o de teorías extravagantes, ni de los disparates que emiten sin tregua los políticos, sino de datos duros, información más o menos seria, avances científicos, descubrimientos recientes que en forma cotidiana destruyen las certezas que tenemos sobre la enfermedad. En efecto, es mucha información.

Un artículo publicado en el prestigiado “British Medical Journal” es fuente de noticias perturbadoras. Ahora resulta que puedes infectarte y no tener problemas respiratorios, sino síntomas leves y dispersos que usualmente no tienen relevancia, o que nunca pensarías que se trata de Covid-19. Por ejemplo, un desarreglo intestinal (dolor de estómago, indigestión, agruras), que puede o no ir acompañado de diarrea.

Como estás confinado, haces lo obvio: moderas tu dieta y comes calditos, mientras el bicho se va esparciendo por tu sistema. Tengo el disgusto de comunicar que ese cuadro lo padeció un amigo cercano, para más señas consejero del Foro Nacional de Turismo, quien se pasó siete días creyendo que su dolor de panza tenía un origen alimenticio.

Cada día surgen datos duros, avances y descubrimientos sobre el coronavirus

Por fortuna tuvo el tino de hacerse la prueba que dio positivo al coronavirus cuando el mal aún no había hecho mayores estragos, de modo que se recupera en casa, con la lógica prescripción del reposo absoluto. Tuvo suerte…

Hay otros síntomas aún más difusos: la pérdida de gusto o del olfato es uno de ellos (en jerga médica, anosmia). Como en cualquier gripe, el virus inflama los bulbos olfativos y la comida no sabe a nada. Otras condiciones posibles, que antes que revelar, enmascaran la enfermedad: mareos, estados emocionales alterados (crisis de nervios), hormigueo en manos y pies (síndrome de Guillian-Barré), conjuntivitis (en los ojos), y una verdadera bobería, escurrimiento nasal.

También hay evidencia de que el bicho puede rodear el aparato respiratorio e instalarse en el cerebro o en los riñones. Una fuente confiable confirma este dato: el doctor José Carlos Peña, responsable de las clínicas de hemodiálisis del Grupo Ángeles, donde cada semana acuden cuatro mil pacientes, cuyos riñones han dejado de funcionar.

Esos no son enfermos de riesgo alto, sino altísimo, porque están obligados a salir a la calle tres veces por semana, y tienen sondas incrustadas en sus cuerpos. La paradoja es que el virus puede refugiarse en unos órganos que les son ya inútiles, y desde ahí iniciar la invasión del sistema.

Cuando un mal infeccioso (como el sida) o degenerativo (el cáncer) va minando un cuerpo sin hacer ruido, sin provocar síntomas, los médicos tienen una palabra para describirlo: enfermedad insidiosa, le dicen. Pues este Covid-19 también tiene medalla de oro en esa categoría.

Lo dicho: es mucha información.

LUNES, 4 DE MAYO

Reunión virtual de los integrantes de la Sociedad Quintana Roo. El tema: Cancún después del Covid-19. Un breve recuento de sus intervenciones:

Ana Millet: En el aspecto educativo va a tener un efecto muy benéfico. El confinamiento ha hecho evidentes las ventajas del home-office, que representan grandes economías en costo de espacios y movilidad. Las clases en línea pueden ser una pauta general y una herencia positiva de la pandemia. Hay que afinar el proceso, porque los resultados actuales no son satisfactorios: los alumnos no saben aprender a distancia, y aún peor, los maestros no saben enseñar. Por ahí hay que empezar.

Priscila Sosa: La educación a distancia requiere planeación porque es distinta a la presencial. La capacitación de los maestros tiene que ser profunda e integral. Pero hay que tomar en cuenta la situación económica y social de los alumnos. El entorno está muy afectado: el número de estudiantes sin acceso a Internet se incrementó con la crisis, y muchos no podrán pagar las cuotas escolares en la fase de recuperación. La educación pública puede ser de los sectores más afectados.

Lorena Careaga: La prioridad tiene que ser el rescate y la protección de la comunidad, incluso antes que la economía. Hay que restaurar el tejido social, y muy importante, evitar que la gente se vaya. En lo personal, habrá sin duda un cambio de actitud: estamos descubriendo que se puede vivir con menos, diciendo no al consumismo. En el tema educativo puede haber una verdadera revolución, siguiendo ejemplos como la Universidad de las Indias Occidentales, que tiene solo dos campus pero opera en 15 países del Caribe, a través de cátedras virtuales.

Foros virtuales sobre turismo después de la pandemia, agenda saturada

Jorge González Durán: Hemos descubierto que en Cancún existe un espíritu rural, que se ha traducido en solidaridad social. Todos los presagios de saqueos y asaltos no se han cumplido, a pesar de los miles de trabajadores despedidos. Hay que valorar la cohesión de los doscientos asentamientos irregulares que tenemos, de la gente que vive en chozas. Cuando esto termine, vamos a ser una sociedad mejor de la que teníamos.

Sergio González Rubiera: Veo cinco etapas en la recuperación. Uno, hay una necesidad urgente de iniciar la reactivación económica, y un debate entre empresarios de la fecha para hacerlo. Dos, vamos a enfrentar nuevos escenarios, nuevos modos de hacer turismo. Tres, vamos a tener que adoptar las certificaciones sanitarias, que no deben ser voluntarias, sino obligatorias. Cuatro, pensar en una promoción diferente. Cinco, atacar mercados en forma escalonada. Hay que definir acciones y estrategias para cada paso, y no tratar de quemar etapas.

Darío Flota: La reactivación va a depender más de los mercados que de los destinos. Como sabemos que en Europa la pandemia terminará antes, porque empezó antes, ya estamos listos para recuperar ese mercado, pero ellos no. Europa no autorizó la reanudación de vuelos, ni siquiera ha considerado levantar las restricciones de viaje. Hay que ser pacientes. Con cuatro campañas específicas (Europa, Estados Unidos, Sudamérica, México), vamos a promocionar nuestros destinos, pero en el momento preciso.

Marisol Vanegas: No comparto la idea de que el mundo va a cambiar. Una vez que pase la contingencia, volverá a ser el mismo. Regresaremos al modelo que ya estaba planteado, un modelo que ya estaba cambiando, pero hacia la sustentabilidad, hacia el cuidado de los recursos naturales, a un turismo de mayor responsabilidad. La coyuntura nos permitirá acelerar ese cambio, pero sin modificar su esencia. El turismo es por definición una actividad gregaria, no es un asunto que se pueda cancelar.

Hay talento en estas reflexiones, mucho conocimiento que será muy útil cuando el Covid nos dé, más que un respiro pasajero, una respiración pausada y permanente.

MARTES, 5 DE MAYO

En la noche a anterior, López-Gatell volvió a insistir en sus cinco focos rojos. Parece lógico que Cancún y Tijuana estén en el grupo, pues son puntos de encuentro internacional: nuestro aeropuerto recibe al año 14 millones de viajeros, los cruces fronterizos de Tijuana registran 70 automóviles (+ 20 mil peatones) por día. El virus viajero no podía encontrar mejor caldo de cultivo.

Por eso llaman la atención otras dos zonas calientes: Culiacán y Villahermosa. La primera está viviendo un cuento kafkiano: no sólo muchos muertos, sino también los cárteles de la droga repartiendo despensas en las zonas populosas y los sicarios imponiendo el toque de queda por megáfono a la hora que ellos digan (por cierto, la hija del Chapo, Alejandrina,  también repartió despensas para promocionar su marca de ropa, “El Chapo 701”, pero en Guadalajara).

La curva de contagios, ¿se aplana o no se aplana?

Villahermosa también tiene su toque surrealista: la policía tuvo que acordonar los parques y arrear a los vendedores de los tianguis, porque la gente nomás no se mete a su casa. No me extrañaría que muchos lleven en la palma de la mano el eficaz ¡detente!, de su paisano, el “Peje”.

La Ciudad de México es caso aparte porque, aunque sea centro turístico, el mayor número de casos se registra en Iztapalapa, que sigue sin hacer mucho caso a las predicciones de López-Gatell. La curva de contagios muestra un ascenso sostenido, nomás no se aplana, pero es lógico deducir la razón: es la zona con mayor hacinamiento de la República, con casi dos millones de habitantes encimados unos sobre otros en 116 kilómetros cuadrados (la octava parte del municipio de Benito Juárez).

Sobre el achatamiento de la curva, esta semana vamos a ver si López Gatell le atina con Cancún.

MIÉRCOLES, 6 DE MAYO

Una crisis anunciada: se acaba la cerveza. No estoy seguro si fue por orden del gobierno parar la producción. Unas notas dicen que la destilación de ese vital líquido fue calificada como actividad no esencial (¡qué burrada!), pero los informes de las empresas sugieren que cerraron por voluntad propia.

Como haya sido, hay que apuntar la visión pacata y miope de la autoridad, que a la menor provocación nos impuso este remedo de ley seca. Los súper sólo venden licor en horario restringido y los restaurantes no lo pueden vender para llevar, ni llevarlo a domicilio incluyendo la cerveza). Obvio, como tienen existencias, lo están vendiendo por debajo de la mesa, pues no hay mejor aliciente para crear un mercado negro que una disposición torpe del gobierno.

Volviendo a la medida de moderación, las reservas nacionales dieron batería exactamente para un mes: la producción paró el 5 de abril, la última cerveza se vendió el 5 de mayo (al menos en Cancún). No necesito decir que la sequía que se nos viene va a ser peor que la forestal.

Y de pronto hay escasez de cerveza… insoportable sequía

Por cierto, la revista “The Economist” enfocó el tema de manera original, al reportar el daño que le está haciendo el virus a la marca Corona. Mexicana en su momento, antes de que Grupo Modelo fuese adquirido por la licorera belga Anheuser-Busch, Corona llegó a ser la marca líder en exportaciones a nivel mundial y, según la consultora Interbrand, la segunda marca más valiosa del mundo (perteneciente a un país no desarrollado).

Y es que los gringos, que todo lo abrevian, ya le empezaron a decir corona al virus (I’ve got corona), igual que a la cerveza. No es chiste: “AB In Bev”, la agencia de publicidad de la cervecera, está estudiando el posible daño que la asociación mental le puede causar a la marca.

Esa tribulación, desde luego, no reduce la nuestra. Ahora, más que el encierro, la angustia será cuándo termina la sequía.

JUEVES, 7 DE MAYO

Hace días, Grupo Xcaret anunció la reapertura de sus parques el 1 de junio. Presurosa, la Asociación de Hoteles siguió el mal ejemplo. Son acciones precipitadas, estilo Trump: es absolutamente irresponsable promover que la gente salga a pasear antes de que autoridad sanitaria indique que la fase crítica ha pasado, o al menos, se ha ralentizado.

No tengo duda de que el parque y los hoteles estarán más desinfectados que un quirófano, pero ese no es el punto. Es imposible saber si lo estarán el aeropuerto, los taxis, los guías de turistas, y en última instancia, la ciudad completa, por donde los viajeros tendrán a fuerzas que transitar.

Aquí lo que priva es una falta absoluta de autoridad, que en seis semanas no ha podido definir qué negocios pueden abrir y cuáles no, ofreciendo como norma el vago concepto de actividad esencial, pero dejando a criterio de los particulares su aplicación. Por ese camino, será cada propietario quien decida cuándo volver a abrir, y qué medidas sanitarias aplicará (pues tampoco hay reglas claras, ni se prevén visitas de inspección), y desde ya podemos estar seguros que en muchos casos la higiene no será perfecta.

Si se da, ese caos tolerado no tardará en pasar factura.

VIERNES, 8 DE MAYO

En el día anunciado como el pico de la epidemia, Andrés Manuel nos dice en su mañanera que siempre no, que la cima no será un pico sino una meseta, y que los contagios en su fase más intensa se van a extender doce días más, hasta el 20 de mayo. La curva nacional todavía no se aplana, y los contagios alcanzaron su cota máxima jueves y viernes, con casi dos mil casos nuevos por día.

Es un panorama sombrío, sobre todo para la Ciudad de México, que la próxima semana podría ver saturadas sus mil 800 unidades de cuidados intensivos (o sea, de pacientes intubados). Son días críticos, porque las previsiones del gobierno capitalino son aumentar el número a tres mil, pero esos refuerzos no estarán disponibles hasta la tercera semana de mayo.

El caso de Cancún es diferente: hay mil camas de hospital y 200 unidades de cuidados intensivos (con ventilador), ambas con baja ocupación, con un total de 202 pacientes hospitalizados y 46 intubados (datos del sábado). El problema es que están muriendo muchos, tantos como el 20 por ciento, uno de los índices de letalidad más altos del mundo.

La primera explicación, quizás la única posible, es que los enfermos graves están llegando muy tarde al hospital. Un dato de la Cruz Roja apuntala esa hipótesis: de los llamados para trasladar enfermos al hospital, cuando la ambulancia llegó al domicilio en 44 casos (¡!) el paciente ya había fallecido.

Moraleja: no hay que esperar a estar grave o tener una crisis. A la primera señal de alerta, al hospital. Es cuestión de vida o muerte.

SÁBADO, 9 DE MAYO

Antes de la pandemia traíamos la agenda en el teléfono. Ahora lo que traemos ahí es la oficina: muchas llamadas (sin secretaria), incesantes correos electrónicos, y sobre todo, cada vez más chats en vivo, conferencias con video, grupos de zoom y seminarios por la red.

Foros virtuales sobre turismo después de la pandemia, agenda saturada

Uno se siente obligado a informarse de lo que pasa y sintoniza todo. O casi todo, porque la programación está más cargada que Netflix. Jueves pasado, conferencia de Darío Flota sobre las campañas de promoción post-Covid. Jueves y viernes, junta nacional de la Sociedad Mexicana de Geografía Estadística, con el tema Estrategias para la recuperación y la presencia del subsecretario Hernández Haddad. Sábado, charla virtual moderada por Carlos Velázquez y Laura Rodríguez, con Alex Zozaya (hoteles), Marcos Constandse (parques) y Sergio Allard (aviones). Martes próximo, chat de los Secretarios de Turismo de Baja California Sur, Yucatán, Tamaulipas y Quintana Roo, organiza Amexme. Miércoles, chat convocado por el secretario de Turismo de Querétaro, Hugo Burgos, con la presencia de Enrique de la Madrid y Tere Solís.

No sé si tanta opinión sirva de algo en medio de la gran incertidumbre que tenemos sobre el fin de la pandemia, pero me sostengo en lo dicho: es mucha información.

*Comentarios, sugerencias y críticas a esta columna son bienvenidas al correo coronaviruscancun2020@gmail.com