Sin licitar, Beristain adjudica contratos que suman 404 mdp

1152
  • Adjudica contratos entre preseleccionados, sólo en 2019 gastó más de 12 millones de pesos en espectáculos musicales.

 

MARCO ANTONIO BARRERA

SOLIDARIDAD, Q. ROO.- Contra la justicia social promovida por el Gobierno de la Cuarta Transformación, la alcaldesa morenista Laura Beristain adjudicó de forma directa 404.3 millones de pesos a 38 proveedores supuestamente preseleccionados durante 2019.

La Secretaría de la Función Pública del Gobierno Federal tiene como regla, salvo sus excepciones, el uso de la licitación pública por ser el procedimiento de contratación que garantiza la obtención de las mejores condiciones de contratación; y enfáticamente rechaza el uso de la adjudicación directa por su amplia discrecionalidad.

Aun así, la alcaldesa solidarense suscribió 43 acuerdos con 30 empresas y ocho personas físicas para rentar maquinaria, instalar barreras anti-sargazo y limpiar playas, arrendar camiones de basura y adquirir material eléctrico e iluminación.

Bajo ese mismo mecanismo contrató también al salsero Gilberto Santa Rosa, a la cantante Lila Downs y al elenco musical que participó en el Grito de Independencia, Año Nuevo y el Festival del Carmen 2019.

Ese tipo de adjudicaciones se aplicaron también para asesorías de posicionamiento de imagen y elaboración de una historieta (por 587 mil 772 pesos), renovación de certificaciones ‘blue flag’ y la adquisición de alimentos preparados.

A la lista de contratos se sumó el Encuentro Internacional de Autoridades Locales de México que reunió a 170 alcaldes en la Riviera Maya, el gobierno municipal pagó casi 900 mil pesos, entre hospedaje, placas conmemorativas, sillas, tablones y toldos, en octubre pasado.

En la Plataforma Nacional de Transparencia se constata que el contrato más cuantioso fue el número, del arrendamiento puro de 27 unidades recolectoras y compactadoras de residuos sólidos urbanos con Promotora Ambiental de la Laguna, S.A. de C.V., a la cual pagó 271 millones 290 mil 332 pesos, mientras que adjudicó un contrato al Grupo VTM del Golfo, S.A.P.I. de C.V. Sofom E.N.R por 35.5 millones de pesos por el mismo concepto.

acuerdos destacados

La “ganadora” de la colocación de barreras de retención, contención y redirección de sargazo y la limpieza de dos mil 500 metros lineales de la línea de playa, fue la Comercializadora Chaktumen de Quintana Roo, S. de R.L. de C.V., por la cantidad 39.58 millones de pesos, mientras que proveer material eléctrico e iluminación por 32.45 millones de pesos  a Industrias Sola Basic, S.A. de C.V.

El mecanismo de la adjudicación directa también se aplicó para traer al salsero Gilberto Santa Rosa por 4.87 millones de pesos, a través de la empresa Remora, Espectáculos y Representaciones, S. de R.L. de C.V., y a la cual se le pagaron otros 5.98 millones de pesos por el elenco artístico de la Feria del Carmen 2019; en tanto que a Lila Downs se le pagó 2.17 millones de pesos a través de Producciones Internacionales Vargad, S.A. de C.V.

Otras adjudicaciones directas fueron con Qualitas Compañía de Seguros, S.A. de C.V., por 4.87 millones de pesos y con Autotab, S.A. de C.V. por el mantenimiento preventivo y correctivo de 21 vehículos por 2.9 millones de pesos.

Como parte del mismo mecanismo se entregaron 12 contratos a ocho personas físicas, con monto conjunto de 2.34 millones de pesos. Los más favorecidos fueron Geraldine Rivas Rivas con más de medio millón de pesos, por la renta de tres mil sillas, tablones y toldos.

Para la renovación de la certificación blue flag de las playas Xcalacocos, 88 y Punta Esmeralda se pagó a Joaquín Arturo Díaz Ríos 487 mil 200 pesos. Yelitza Loreley Orozco recibió 319 mil 391 pesos por alimentos preparados y empacados para servicios generales en enero y febrero de 2009.

Otros contratos fueron para la instalación de una antena y mantenimiento de instalaciones (580 mil pesos), adquisición de juguetes (250 mil pesos) y la adquisición de motocicletas (más de 100 mil pesos).

Te puede interesar: Ante su ineficiencia, la alcaldesa aplica ley garrote