NIDO DE VÍBORAS

297

Por Kukulkán

ALGO LE está pasando a Lydia Cacho que está acabando, a fuerza de necedades, con la poca credibilidad que le queda como periodista. Ayer se enfrascó en una discusión innecesaria y amorfa con el senador Martí Batres sobre el sector salud. De hecho, muchos quienes la siguen, la calificaron de calderonista y de andar defendiendo tesis del PRI y del PAN.

PERO VAYAMOS al punto que traemos para envenenar en este nido, con el debido cuidado de no envenenarnos nosotros, valga la “rebuznancia”. La señora Cacho escribe: “Por supuesto que el sistema de salud pública, como lo he publicado durante casi treinta años, ha sido saqueado por todos los gobiernos. Las personas más pobres mueren todos los días por carencias evitables. Calderón y sus antecesores fueron responsables ¿y ahora? Son ustedes”.

ASÍ COMO así tira piedras a todo el que se deje. Así que el senador le responde con algunos hechos que le tocó vivir: “En 2003 se reformó la Ley General de Salud para privatizar servicios, subrogarlos a particulares y cobrar cuotas a beneficiarios. El operador fue Julio Frenk. La señora Lydia Cacho afirma que soy corresponsable de ello. Falso. Aquí le hago su tarea. Como diputado voté en contra”. Anexa, la Gaceta Parlamentaria y las versiones estenográficas de aquellas posiciones políticas de Batres.

PERO ESO NO le importa a la señora Cacho, quien parece no entender esas razones y se lanza con veneno, otra vez a la yugular de Martí: “Yo no vivo del erario como ustedes (plácatelas, N de las V), sino de mi esfuerzo. Pongo mi vida en riesgo por documentar la realidad. Mi tarea está más que hecha. Hace falta autocrítica y análisis propio. Lo de los otros sátrapas ya lo sabemos. Queremos respuestas de ustedes, hoy”.

ASÍ QUE hubo varios segundos de silencio. ¿Cómo una mujer como se ha vendido la señora Cacho usa esas palabras tan hirientes y ofensivas?: “sátrapas”, “falta autocrítica”, “pongo mi vida en riesgo” (N de V: suponemos que es la única en todo el país), “mi tarea está más que hecha” (como si fuera incólume). Preocupante la prepotencia de la señora Cacho. Así que las respuestas fueron miles, pero creo que está resume la esencia: “Pobre tipa. Y de verdad me apenaba lo que le habían hecho. Pareciera que ya le compraron su dignidad los mismos que se la pisotearon”.

MARTÍ BATRES fue defendido por una gran cantidad de personas y Lydia Cacho terminó vilipendiada por la mayoría de personas. A la señora Cacho se le acaban sus cuotas de dignidad que obtuvo por una mala investigación periodística. Recientemente fue descubierta con un trabajo en donde mezcló datos, confundió cifras y faltó a un rigor periodístico muy importante.

EL PERIODISMO acaba con personas si se ejerce irresponsablemente y con el fanatismo que ahora caracteriza a la señora Lydia Cacho. Ese párrafo lleno de adjetivos demostró la incapacidad para reconocer que se había equivocado con sus apreciaciones hacia Martí Batres. Imagínense la soberbia de no saber aceptar un error. Caray, muchos de los que opinaron dejaron muy mal a la señora Cacho, quien se cree dueña de la verdad y de la objetividad.

OJALÁ PRONTO se le investigue de sus investigaciones porque si así sigue por la vida seguirá reflejando un periodismo poco objetivo y lleno de interpretaciones, falta de rigor y sin hechos. Las víboras de este nido estamos boquiabiertas de la reacción de la Cacho. Si así actúa en algo tan evidente, ¿cómo han sido sus investigaciones?

@Nido_DeVíboras

NIDO DE VÍBORAS