Exhibe Covid-19 fracaso digital en educación

492
  • Las fallas de la estrategia educativa digital de la SEP, implementada ante la pandemia del Covid-19, exhiben corrupción y el fracaso de todos los proyectos digitales.

JORGE RICARDO

Las fallas de la estrategia educativa digital de la SEP, implementada ante la pandemia del Covid-19, exhiben la corrupción y el fracaso de todos los proyectos digitales del Gobierno mexicano, acusan investigadores en educación.

Desde 2004 al menos, el Gobierno mexicano ha gastado más de 40 mil millones de pesos en modernizar los salones, regalar tabletas y computadoras y en digitalizar libros y, sin embargo, desde el 20 de marzo cuando la SEP suspendió las clases, padres de familia y estudiantes se quejan de que el plan de clases en línea no está funcionado. Esto resulta extraordinario en un país donde el anterior Presidente Enrique Peña Nieto, cuando era candidato, se comprometió ante notario a regalar una laptop con internet a 19 millones de alumnos.

“¿Dónde está Otto Granados (titular de la SEP en el último año de Peña Nieto), y las tabletas y laptops que tanto hablaron de la estrategia Aprende 2.0? ¿Dónde están los millones que ‘como nunca decía’ el señor Aurelio Nuño (ex titular de la SEP) se gastaron en capacitación docente? Si realmente se hubiera capacitado, los docentes mexicanos de las escuelas públicas tendrían las condiciones para enfrentar de manera adecuada este desafío”, dice Marco Fernández, investigador de la organización México Evalúa sobre políticas públicas.

“¿Dónde están los millones que el señor Felipe Calderón le dio a Elba Esther Gordillo para supuestamente dar computadoras y supuestamente capacitar a sus compañeros.

Obviamente, todas esas condiciones nos están sacando una factura muy grande”, añade el miembro de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey.

En el Gobierno de Vicente Fox se creó Enciclomedia, con 23 mil millones de pesos, para digitalizar libros de texto y equipar los salones de quinto y sexto de primaria. Al final del sexenio, inició Enciclomedia-secundaria con 2 mil 300 millones de pesos, pero en el Gobierno de Calderón se canceló. En 2007, inició el programa Habilidades Digitales para Todos, de 6 mil 594 millones de pesos.

Como candidato, Peña Nieto prometió ante notario dar laptops con internet a 19 millones de alumnos de quinto y sexto de primaria, pero en 2013 entregó nada más 245 mil laptops, sin internet. Ese mismo año echó a andar el Programa de Inclusión y Alfabetización Digital con 7 mil 662.2 millones de pesos, que fue abandonado ese mismo año.

En 2016 , Peña Nieto anunció Aprende 2.0. Ese año, según un recuento publicado por REFORMA de los 12 años recientes, México había gastado 40 mil 356 millones de pesos en tres planes digitales.

“El rezago digital es histórico y tiene que ver con superficialidad y con corrupción”, acusa el presidente de la organización civil Mexicanos Primero, David Calderón.

Sin embargo, ni estos activistas ni la investigadora del Cinvestav Alma Maldonado, especialistas en educación, tienen esperanza en los planes del actual Gobierno. Si en el pasado hubo derroche y corrupción, afirman, en el futuro no hay garantía de interés en modernización ni en transparencia.

El Presidente López Obrador impulsa el programa La Escuela es Nuestra que entregará entre 150 a 500 mil pesos, según el número de alumnos, directos a las sociedades de padres de familia.

El 6 de mayo, informó que ya comenzó la dispersión de recursos, sin dar más detalles de a cuántas escuelas llegará el presupuesto, de cuántos comités de padres de familia se han creado o de cómo se van a elegir los planteles, pues para garantizarles 150 mil pesos a cada una de las 87 mil 756 escuelas públicas tan sólo de primaria se requeriría un presupuesto de 13 mil 163 millones 400 mil pesos.

En sus discursos, López Obrador sugiere, como una garantía de transparencia, que la presidenta de padres de familia sea una mujer “porque las mujeres son más honradas que los hombres”. Incluso, pidió la semana pasada que el dinero no se gaste en computadoras sino en bardas, aulas y baños. “En todo lo que pueda significar contratar a maestros albañiles, a trabajadores de la construcción”, dijo.

“Desgraciadamente, en países como México, una mayor atención en el edificio es menos inversión pedagógica”, lamenta Maldonado.

Encima de todo, el 23 de abril, el Presidente ordenó mediante un decreto recortar en 75 por ciento el presupuesto disponible para materiales y servicios personales del Gobierno, incluida la SEP, por lo que estragos mayores están por verse. “Cuando más oxígeno necesita el sistema educativo, el Presidente instruye un recorte del 75 por ciento. Esto es muy lamentable, porque los alumnos ya sufrieron por la corrupción y hoy van a sufrir por la ocurrencia y por la ineptitud”, indica Marco Fernández.