Cortan contagios con rastreadores

228
  • Se ven a sí mismos como detectives de la salud pública, pues siguen la huella del coronavirus en millones de personas en países de todo el mundo.

STAFF / AGENCIA REFORMA

BERLÍN, ALE.- Se ven a sí mismos como detectives de la salud pública, trabajando sin descanso para seguir la huella del coronavirus en millones de personas en países de todo el mundo con el objetivo de detener la propagación de la enfermedad y aliviar los centros médicos.

Son los llamados rastreadores de contactos, quienes, utilizando los resultados de los tests, entrevistan a personas infectadas con Covid-19, identifican a aquellos con quienes entraron en contacto y buscan convencerlos de que se pongan en cuarentena o se tomen pruebas.

Toda una combinación de trabajo puerta a puerta, aplicaciones móviles, imágenes de cámaras de seguridad y, en algunos casos, refuerzos policiales, para tratar de extinguir un brote antes de que consuma un barrio, pueblo o región entera.

Corea del Sur, por ejemplo, nunca entró en cierre de operaciones gracias a una estrategia temprana de rastreo extensivo y pruebas generalizadas. Cada día, en todo momento, se realiza un monitoreo manual de las transacciones con tarjeta de crédito, circuito cerrado de televisión y seguimiento de celulares para reconstruir dónde ha estado la gente infectada y quienes estuvieron cerca.

Los celulares de los surcoreanos vibran con alertas de emergencia cada que nuevos casos son descubiertos en sus distritos. Los individuos que creen que se cruzaron con un paciente son alentados a acudir a un centro de pruebas.

Los esfuerzos en el país asiático, que ya tenía experiencia con el brote del MERS, resultaron en la aparente contención de la epidemia. Tras ser el segundo país con más casos al inicio de la pandemia después de China, Surcorea registra apenas 11 mil 110 contagios y 263 fallecimientos.

En Alemania, que tiene una de las tasas de mortalidad más bajas por la enfermedad en Europa (4.6 por ciento), más de 10 mil personas están involucradas en la búsqueda de contactos, estrategia que usaron desde el inicio del brote y que les permitió controlar la propagación.

Además, a medida que el país se reincorpora a la “normalidad”, las autoridades afinan una aplicación que contribuirá con el seguimiento de contactos para controlar posibles nuevos focos de infección.

Turquía, por su parte, en lugar de hacer pruebas generalizadas de coronavirus, ha basado su gestión de la pandemia en cuarentenas parciales y en la labor de un ejército de rastreadores de contactos.

Tanto las autoridades del gobierno turco como la delegación local de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dicen que la estrategia ha dado frutos.

El sistema ha mantenido “bajo control” la pandemia con un descenso de las muertes e infecciones, según el responsable de Salud, Fahrettin Koca. El Ministerio tenía confirmadas hasta el miércoles 151 mil 615 casos y 4 mil 199 muertes.

En Reino Unido, mientras tanto, el primer ministro Boris Johnson prometió que para el 1 de junio habrá 25 mil rastreadores dedicados a detectar y trazar cadenas de contagio de Covid-19. Afirmó que estos empleados rastrearán los contactos de 10 mil casos nuevos al día.

Te puede interesar: Baja contaminación durante pandemia