A 40 años de ‘El Resplandor’

160
  • El Resplandor, obra de Stanley Kubrick, fue incomprendida en su momento y actualmente es revalorizada, precisamente, como la mejor cinta de horror de la historia.

RODOLFO G. ZUBIETA

CIUDAD DE MÉXICO.- Ser considerada “la mejor” de la historia puede ser un título muy subjetivo para cualquier filme.

Y es que, mientras varios críticos pueden amar una película, la percepción del público sobre la misma puede ser diametralmente opuesta. Difícilmente ambos sectores se ponen de acuerdo, pero cuando eso sucede, ese calificativo cobra un significado realmente trascendente.

Con el paso de los años, justo eso es lo que ha pasado con El Resplandor (1980), aquella obra de Stanley Kubrick incomprendida en su momento, pero que hoy, a cuarenta años de su estreno, es revalorizada, precisamente, como “la mejor cinta de horror de la historia”.

“Creo que soy un experto en el género. Desde que tengo uso de memoria he estado involucrado en el horror, además que he visto más películas del tipo en toda mi vida que cualquier otra persona. Y para mí, El Exorcista y El Resplandor son las mejores cinta de horror en la historia.

“La segunda es una verdadera obra de arte: su fotografía, la música, su diseño de producción, su reparto, la historia. Recuerdo cuando la vi en su estreno, en 1980, en un Cinerama de Los Ángeles. Me impactó mucho. Casi nunca veo la misma película dos veces en el cine, y esa la vi tres veces más.

Me inspiró para ser lo que soy”, reconoce en entrevista Charles Band, fundador de Full Moon Features, estudio indie de horror responsable de la saga de culto Puppet Master.

Odiada de forma legendaria por Stephen King, autor de la novela original en la que se basa, y vapuleada por críticos como Roger Evert por considerarla onírica y sin sentido, El Resplandor ha sobrevivido al paso del tiempo y se mantiene como un fuerte pilar de la cultura pop moderna.

“Creo que la cinta tiene esa calidad característica del cine de Kubrick, de una fascinación hipnótica: no puedes escapar a ella. Si aparece en la televisión, no puedo evitar verla de nuevo”, comparte Joe Dante, responsable de clásicos como Piraña, Aullido y las dos cintas de Gremlins.

“Cuando Kubrick puso sus manos en el libro de “El Resplandor”, el sentir en la industria era: ‘ahora cualquiera puede hacer este tipo de películas (de horror)’. Se convirtió en un género muy viable para todos los presupuestos, cosa que no pasaba antes”.

Tras invertir 19 millones de dólares en un rodaje extenuante y problemático, Warner Bros. gozó su éxito en taquilla gracias a los 44.03 millones que recaudó la película a nivel mundial.

Incluso el mismo King, un año después del estreno del filme y luego de despotricar a los cuatro vientos contra Kubrick, reconoce en su libro-ensayo Danza Macabra que El Resplandor es una cinta que revalorizó el género de horror para siempre. Después de eso, volvió a tomarle tirria.

“El problema fue que King escribió un guion para El Resplandor y Kubrick lo dejó a un lado. Creo que fue muy doloroso para King ver eso, porque era un libro muy personal para él. Sin embargo, la película conectó muy bien con un público joven, al grado de convertirse en un ícono del género.

“Es una película increíblemente poderosa. Las críticas, cuando salió, eran demoledoras en todos los ámbitos. Quizás hubo excepciones, pero al inicio no era una película muy querida que digamos. Yo amaba el libro, y la cinta no representa al libro”, recuerda Mick Garris, quien en 1997 dirigió una adaptación televisiva de El Resplandor, mucho más querida por algunos fans y por King.

Lo cierto es que, a cuatro décadas de distancia, el filme sigue vivo en el imaginario colectivo, ya sea a través de parodias y homenajes en series como Los Simpson, Breaking Bad, South Park, Family Guy y Saturday Night Live; tributos en obras como Ready Player One, de Steven Spielberg, o en videos virales como el “deepfake” de Jim Carrey reemplazando a Jack Nicholson en la cinta.

Eternamente analizada

El legado de la cinta se extiende hasta una secuela (Doctor Sueño) y un documental (Room 237), entre otras obras, que intentan desentrañar sus misterios. Aquí algunos de tantos secretos:

Varias tomas no usadas en la secuencia panorámica inicial de El Resplandor fueron rescatadas por Ridley Scott para las escena final del corte original de Blade Runner (1982).

Kubrick filmó el texto de Jack en la máquina de escribir en varios idiomas, como alemán, francés e italiano. En español usó el refrán: “No por mucho madrugar, amanece más temprano”.

La icónica frase de “Heeere’s Johnny” fue improvisada por Jack Nicholson, quien la tomó de la intro que Ed McMahon siempre hacia antes de iniciar The Tonight Show Starring Johnny Carson.

En esa escena, cuando el actor rompe con el hacha la puerta, se tuvo que usar madera real, pues Nicholson había trabajado como bombero en California y sabía cómo romperla fácilmente.

Para mantener a su equipo y actores en el mismo “mood” de pesadilla durante el rodaje, Kubrick les proyectó a todos la película Eraserhead (1977), de David Lynch.

Fue de las primeras cintas en usar la steadicam, un estabilizador de cámara que permite mayor libertad durante las tomas. Otros filmes pioneros fueron Rocky y Maratón de la Muerte.

Kubrick filmó una escena extra para el final, en donde Wendy está en un hospital y descubre que la policía nunca encontró el cuerpo de Jack en el laberinto. Se desconoce el paradero de la escena.

En la versión italiana del filme, la voz de Nicholson fue doblada por el actor Giancarlo Giannini, famosos por sus roles en cintas como Mimic, Un Paseo por las Nubes, Hannibal y Casino Royale.

¿Sabías qué?
Profesores matemáticos del King’s College de Londres emplearon modelos estadísticos para concluir que El Resplandor era la “película de terror perfecta” debido al perfecto equilibrio de varios ingredientes, como el “shock value”, el suspenso, el uso de la sangre y su elenco.

Te puede interesar: Cineastas ganan la batalla; Fidecine ¡se queda!