Sacude racismo a los Estados Unidos

371
racismo
racismo

La muerte de George Floyd, un hombre afroestadounidense, a manos de un oficial blanco, y otros tres agentes sin intervenir en la escena, ha puesto nuevamente bajo la lupa a la Policía de Minneapolis, con su larga lista de acusaciones de abuso de la fuerza y racismo.

STAFF / AGENCIA REFORMA

MINNEAPOLIS, EU.-La discusión en torno a la muerte de Floyd ha levantado agresivas protestas de una multitud enfurecida contra el racismo hacia la comunidad negra y cuestionamientos sobre una reforma policial ineficaz.

La tensión entre la comunidad y las fuerzas de seguridad, con más de 800 oficiales, se ha desarrollado en una metrópoli predominantemente blanca y progresista, donde el alcalde, Jacob Frey, discute abiertamente sobre el racismo sistémico en Minneapolis, y el actual jefe de Policía, MedariaArradondo, un afroestadounidense, había acusado al liderazgo del departamento de tolerar el racismo antes de asumir el cargo.

Sin embargo, existe una profunda brecha entre la fuerza policial de la ciudad, que también es predominantemente blanca, y la población afroamericana, una que parece crecer con cada asesinato.

Los afroamericanos representan poco más del 19 por ciento de la población de Minneapolis, pero es más probable que sean detenidos, arrestados y que se use la fuerza contra ellos que contra los residentes blancos, según datos del Departamento de Policía.

Además, los negros representaron más del 60 por ciento de las víctimas en los tiroteos de los agentes desde finales de 2009 hasta mayo de 2019.

La muerte de Floyd revivió el dolor que tuvo ValerieCastile hace cuatro años, cuando vio imágenes parecidas: su hijo, Philando, muriendo después de que un policía le disparó durante una parada de tráfico en un suburbio de Minneapolis.

Los acontecimientos actuales igualmente hicieron recordar a Tiffany Roberson lo sucedido hace cinco años, cuando Jamar Clark, el menor de sus nueve hermanos, fue asesinado a tiros durante un altercado con la Policía en el lado norte de la urbe.

“Al ver el video vi la cara de mi hermano”, dijo Roberson, mientras lloraba. “La relación que la comunidad negra tiene con la Policía de Minneapolis es sólo mantenerse alejado. No hay confianza. No hay una buena relación”.

Hechos similares levantaron protestas en 2018, cuando ThurmanBlevins, un hombre negro, rogaba a dos oficiales blancos que no le dispararan, en un encuentro fatal capturado en imágenes de la cámara corporal de uno de los policías.

Al tiempo que los políticos y activistas en Minneapolis adoptan el lenguaje de la justicia racial, algunos críticos dicen que a menudo no logran poner esas palabras en acción.

Ha habido algunas reformas policiales, incluido un cambio en un manual que requiere que los oficiales intervengan cuando ven a sus colegas usando fuerza excesiva.

No obstante, según un análisis de The Marshall Project, un portal de periodismo sobre justicia penal sin fines de lucro, a pesar de que los funcionarios han realizado algunos cambios, las agencias de aplicación de la ley han carecido de la autoridad o la voluntad para disciplinar o despedir a los oficiales con mala conducta.